Miedo

Miedo
La vida pasa como pasa, no como uno quisiera. Yo había planeado con tanto cariño la llegada de mi hija a México… Sí, está aquí conmigo, por fin después de tanto tiempo.
Soy muy feliz por eso, y también estoy ilusionado por el comienzo de un nuevo trabajo. En breve nos cambiaremos de departamento, en la misma colonia de Ciudad de México, pero mucho más cerca tanto del trabajo como de la escuela de Sara.
Todo va bien, todo debería ir bien, yo debería estar tranquilo y relajado.
Pero siento miedo.

La enfermedad de mi padre absorbe todos mis pensamientos y no hay nada que haga o que diga que lo pueda evitar. Me gustaría soñar, pero solo tengo miedo.