Resucitando el blog de Gustavo Montes

gustavo.ekiry.com antiguo

Ayer dejó de funcionar el blog de Gustavo Montes, que tengo alojado en MartinServer. Me daba un error de conexión a la base de datos, pero aparentemente el servicio MySql estaba funcionando correctamente y todos los demás websites alojados en MartinServer funcionaban con normalidad. Mirando con un poco más de atención, descubrí el motivo: Ubuntu 16.04, versión a la que acababa de migrar mi servidor, viene con PHP7, y en PHP7 la extensión mysql se ha declarado obsoleta, teniendo que optar en su lugar por mysqli.
O sea, que en vez de gestionar la conexión a la base de datos así:

connect = mysql_connect(‘server’,’username’,”);
mysql_select_db(‘dbname’);

tendría que hacerlo más o menos así:
connection = mysqli_connect(‘server’, ‘username’, ‘password’, ‘database’);

No parece un gran cambio, pero realmente me hubiera supuesto reescribir gran parte del código (todos los selects y queries) de una instalación de Dotclear muy antigua (la 1.2.1, de 2006). No tenía mucho sentido, realmente merecía la pena actualizar el blog a un CMS más moderno.

Otra opción hubiera sido volver a la versión antigua de PHP, PHP 5.6, o hacer convivir ambas versiones en la misma máquina. Se puede seguir para esto el procedimiento detallado aquí. Pero, nuevamente, considero que es mejor actualizar de una vez el software de base del blog en vez de ir haciendo remiendos.

Dotclear

Mi primera intención fue migrar el blog a una versión moderna del mismo CMS, Dotclear. La versión instalada, como ya he dicho, tenía más de 10 años de antigüedad, era la 1.2.1. La actual versión de Dotclear es la 2.9.1, y realmente en todos estos años ha evolucionado tanto que es otro CMS totalmente distinto. No hay una forma fácil de hacer la migración entre ambas versiones, es casi tan difícil como migrar a otro CMS diferente.

La única solución era hacer una migración manual, así que opté por cambiar de CMS. Al igual que otros blogs de MartinServer, decidí migrar a la última versión de WordPress. Exporté la base de datos a XML, realicé una instalación limpia de WordPress en el servidor y, con la ayuda del plugin WP All Import, importé todos los artículos y comentarios.

Paso seguido, subí todas las imágenes del blog a la carpeta /wp-content/uploads y, finalmente, cambié dentro de la base de datos la ruta relativa hacia las imágenes con una sentencia SQL:

UPDATE <tabla> SET <post_content> = REPLACE ( <columna>, ‘<url antigua>’, ‘<url nueva>’ )

Y eso fue todo. Ya volvía a funcionar el blog de Gustavo Montes. Obviamente, la plantilla o template que utilizaba (Promenade para Dotclear) no servía, lo adapté para la plantilla Writr para WordPress y ahora el blog luce tal que así:

blog de Gustavo Montes

Ulises

Ulises-Teatro HurgenteEstuve viendo recientemente la primera pieza de la segunda trilogía del “Teatro Hurgente”. Al igual que la primera trilogía, se ha representado en la madrileña sala Janagah. “Ulises”, que así se llama esta obra en clara pero irónica referencia homérica, inicia así un nuevo ciclo, tras “Dos Obreros”, el desgarrador “Ojos” (estas dos no las comenté en martinalia.com, pero me parecieron magníficas) y “El Bus”.

Esta nueva obra, como todo el Teatro Hurgente, tiene su origen en un acontecimiento real aparecido en los medios de comunicación. Pese a lo heterogéneo de las fuentes, con el tiempo todas las piezas han ido adquiriendo (o eso me parece a mi) un claro “aspecto familiar”. Como ya comenté anteriormente, el resultado, en su conjunto, es espectacular en su sencillez. No hay nada de artificial en unos textos claros, medidos y precisos, ni en la interpretación sincera de los alumnos de la escuela de teatro Janagah.

“Ulises” recuerda obviamente, incluso en el título, al mito homérico, pero Gustavo Montes, el autor, nos presenta a un Ulises contemporáneo, viejo, casi ciego, fugado de un hospital público, que ansía regresar a casa.

La obra gira ostensiblemente en torno a una canción, “Con el alma despierta”, compuesta especialmente para la obra, y que acaba creando una sugerente atmósfera en torno al protagonista perdido enmedio de un vertedero y con la única ayuda posible de una loca, de una mendiga. Un universo descarnado, hiriente, sacado de la realidad en forma de noticia y devuelto a ella como un boomerang en formato literario.