¿Pasado mañana es el fin del mundo? ¿Seguro?

Predecir el fin del mundo es, en el fondo, una estupidez: si fallas, vas a ser el hazmerreír por los siglos de los siglos; si aciertas, no va quedar nadie para reconocerte el mérito. Así que, una vez pasados los quince minutos de gloria warholianos, llevas todas las de perder.

Luis Alfonso Gámez
Magonia

Cita dedicada a todos los que, como Luis Sancho, han afirmado que existe la posibilidad de que la puesta en funcionamiento, prevista para pasado mañana, del Gran Colisionador de Hadrones (LHC, en sus siglas en inglés) desencadene procesos que, según ellos, serían capaces de provocar la destrucción no solo de la Tierra sino incluso del Universo entero. Eso sí, si les falla la previsión, la aplazarán para el próximo 21 de octubre, que es cuando está prevista la primera colisión de alta energía (recomiendo encarecidamente la lectura del artículo de Magonia, no tiene desperdicio).

De obreros y patrones

Un propietario, un colono, un fabricante o un comerciante, aun cuando no empleen un solo trabajador, pueden generalmente vivir un año o dos, disponiendo del capital previamente adquirido. La mayor parte de los trabajadores no podrán subsistir una semana, pocos resistirán un mes, y apenas habrá uno que soporte un año sin empleo. A largo plazo, tanto el trabajador como el patrono se necesitan mutuamente; pero con distinta urgencia.

Rara vez se oye hablar, al decir de algunos, de acuerdos entre patronos, pero es frecuente, en cambio, oír hablar de los realizados entre obreros. Pero quienes se imaginan que las cosas discurren de esta suerte, y que los patronos raras veces se ponen de acuerdo, ignoran tanto la realidad como el asunto.

La riqueza de las naciones
ADAM SMITH

Este mundo no es mudo

FAUSTO: –Lo único que he hecho ha sido atravesar apresuradamente el mundo. He asido por los cabellos cualquier capricho; lo que no me satisfacía, lo dejaba, y lo que huía de mí lo dejaba correr. No hice más que anhelar y satisfacer mis afanes, y anhelar de nuevo, y así con pujanza he pasado impetuosamente mi vida, grande y poderosa al principio, pero ahora anda ella con tino y prudencia. El globo terrestre me es bastante conocido. Hacia el más allá la vista nos está cerrada. Insensato es quien dirige allí los ojos pestañeando, quien imagina encontrar su igual más arriba de las nubes. Manténgase firme y mire aquí en torno suyo. Este mundo, para el hombre inteligente, no es mudo.

Fausto
JOHANN WOLFGANG VON GOETHE

El defecto de la creación

—Ve y haz tu tarea, aunque sepas que está mal.
—¿Por qué? —preguntó Rick—. ¿Por qué debo hacerla? Dejaré mi trabajo, emigraré.
—Adondequiera que vayas, te obligarán a hacer el mal —dijo el anciano—. Esa es la condición básica de la vida, soportar que violen tu identidad. En algún momento, toda criatura viviente debe hacerlo. Es la sombra última, el defecto de la creación, la maldición que se alimenta de toda vida, en todas las regiones del universo.
—¿Eso es todo lo que puedes decirme?

¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?

PHILIP K. DICK

Empezar una vida nueva

VOINITZKII.-
¡Dime algo!… ¡Oh Dios mío!… ¡Tengo cuarenta y siete años, y, suponiendo que viva hasta los sesenta, son todavía trece los que me quedan!… ¡Es mucho!… ¿Cómo vivir estos trece años?… ¿Qué hacer?… ¿Cómo llenarlos?… ¡Oh!… ¿Comprendes?… (Estrechando convulsivamente la mano de ASTROV.)
¿Comprendes?… ¡Oh, si pudiera vivir el resto de mi vida de una manera nueva!… ¡Despertarme en una tranquila y clara mañana sintiendo que empezaba a vivir otra vez y con todo el pasado olvidado y disuelto como el humo!… (Llora.) ¡Empezar una vida nueva!… ¡Sóplame! ¡Dime cómo empezar!… ¡Con qué empezar!

Tío Vania
ANTON CHÉJOV

Aquel profesor de baile…

Me era imposible seguir. Por fin, todo se puso a dar vueltas en mi cabeza; incluso me pareció que todo lo que había escrito no servía para nada y aun era un absurdo peligroso. No podía hablarse de conciencia en la Edad Media; la conciencia había sido inventada por aquel profesor de baile, llamado Shakespeare, y, por consiguiente, todo mi discurso era falso. ¿No había nada bueno en mis cuartillas?

Hambre
KNUT HAMSUM

Nada de lo que se diga de mí

Quién sabe si yo, cuando la espuma de la celebridad inevitablemente me abandone, no seré algún día objeto de una biografía ficticia que circule por internet. Les digo desde ya que nada de lo que se diga de mí será verdadero, excepto lo esencial: que amé, sufrí, temí y tuve esperanzas como cualquier otro hombre.

Biografía fantástica de A.G. (de Pienso para gatos)
JOSÉ ANTONIO FRANCÉS