Poemar 3

Cuaderno de Poesía

portada-poemar-3

Mas yo, Endimión, desde mi sueño, locura para los hombres, en esta hora aciaga desafío los designios de los dioses, escribo cada noche en la oscura frialdad de estas paredes los perfiles intactos de nuestros pasados tiempos de dicha, porque, amada, mientras aún me queden fuerzas para alzar los ojos y contemplarte navegando, silenciosa y triste, el firmamento, la luz de tus ojos esperándome infundirá en mi valor, denuedo o furia y no serán suficientes todos los fierros oxidados de la voluntad divina, máscara huera, rapsoda del juicio absurdo de los hombres. Porque, mientras tú veles mi sueño, Selene, aún habrá esperanzas de hallar algún día una íntima estancia en el tiempo donde reunirnos para siempre.

Excerpt:

Amada, la envidia de los dioses y el desdén de aquellos que nunca alzaron los ojos para contemplarte en la plenitud de tu belleza, nos condenaron para siempre a la ausencia y la distancia. Crearon, con su odio y su brutal ignorancia, un foso abismal con que separarnos eternamente.

Deja un comentario