Adiós, Joselito

Me envía mi hermana el artículo que ha publicado Enrique Sánchez en La Voz de Alcalá, en memoria de mi padre:

“Cuando uno supera cierta edad, la memoria se va perdiendo pero a cambio se hace más selectiva, más concreta. Por eso tengo recuerdos concretos y seguidos de mi amigo José Antonio Moreno Martín, recientemente fallecido después de una difícil enfermedad.

Nos conocíamos desde la infancia, nacimos en el mismo barrio, en El Derribo. Estuvimos juntos en la clase segunda del colegio salesiano. Jugamos en el colegio y en la calle.

Cuando estuvo en la tienda de Juan Alarcón, en La Cruz del Inglés, todavía tenía pantalones cortos. Su afición al motor y a todo aquello que tenía ruedas le cautivaba. Después entró en la fábrica de cementos de Alcalá. Nuestra amistad se retomó. Hicimos viajes juntos con su mujer, Águila, y con la mía. Nos reíamos, José Antonio,  Pepe o Joselito como me gustaba llamarle tenía sentido del humor a pesar de su aparente seriedad. Será muy difícil olvidarlo en sus salidas acompañado por Águila por la calle La Mina. Con su amistad, la de su mujer, su hijo Martín y la de su hija Lorena, siempre lo tendré en mi recuerdo como amigo y como persona”.