Un nuevo comienzo

Porque no hay mal que cien años dure

Latinoamérica
Nunca podré estar suficientemente agradecido a los amigos que me apoyaron. Iñaki, que para mí fue fundamental, ya ha cumplido su sueño de ir a Brasil. Allí está, buscándose aún la vida, pero estoy seguro de que le va a ir maravillosamente.

Yo no le acompañé. He estado todo este tiempo participando en pequeños proyectos, asesorando a empresas españolas que se plantean su internacionalización, pero también he dedicado bastante tiempo a mi familia. Ha sido reparador.

Posibilidades

Poco a poco se han ido abriendo posibilidades. Y la última, gracias a mi amiga Marta, es la que finalmente me ofrece una alternativa razonable. Marta se cambia como directora comercial a una empresa tecnológica pequeña, pero muy interesada en expandirse por EEUU y Latinoamérica. No es la empresa perfecta, tiene demasiada concentración en un único cliente y es poco el valor añadido que ofrece.

Pero la buena noticia es que son conscientes de ello, y han apostado fuerte por la internacionalización y por la diversificación. Y -aquí lo interesante para mí- Marta me lleva con ella, como director de negocio internacional.

Mi responsabilidad a partir de ahora será la implantación paulatina de la empresa en el continente americano. En estos momentos es una solución ideal para mi, me permite radicar en Madrid… pero no depender del mercado español, que sigue decididamente jodido.

Es un comienzo. Un nuevo comienzo.

 

Deja un comentario