Objetivo Brasil

objetivo brasil

A mi edad se supone que ya se debe haber alcanzado cierta estabilidad laboral y familiar. A eso le llaman madurez. Pero en mi caso supongo que nada que ver, puesto que estoy a punto de cambiar nuevamente de arriba a abajo toda mi vida. Uno de los días más tristes de mi vida fue cuando acompañé al aeropuerto de Barajas a mi pareja. Se regresaba, por motivos laborales, a Brasil.
Lo habíamos hablado hasta la saciedad. Yo podía haberle pedido que renunciara a todo, que se quedase conmigo. Pero no lo hice. No quise hacerlo. Había mucho miedo al futuro y mucha tristeza en su decisión. Sé que una palabra mía hubiera bastado, pero yo nunca me hubiera perdonado a mi mismo equivocarme. No quise o no pude cargar con esa responsabilidad. Así que la dejé partir.

Pero no fue un adiós, sino un hasta luego. Yo la convencí -le mentí- de que conseguiría trabajo fácilmente en Brasil. Y una mierda. Allí no conozco a nadie, no tengo ningún tipo de experiencia internacional, no tengo a nada ni a nadie que me avale. Tenía que empezar a trabajar en ello a marchas forzadas.

Por supuesto, comencé a hablar con todos mis amigos, mis conocidos, con gente apenas referenciada… con todo el mundo. Hice saber que me quería ir a Brasil. Rehice mi currículo, comencé a tener una fuerte actividad en Twitter (en portugués, claro), exprimí hasta el borde mismo del spam a LinkedIn. Mi vida era un grito: ¡Necesito irme a Brasil!

Como parte de esa loca actividad inconsciente, tiré por la borda todo lo que había sido martinalia.com, mi dominio de toda la vida. Retiré los contenidos que había (relacionados básicamente con la Gestión de Contenidos) y me monté una web con un único y claro fin: “Objetivo Brasil”. Así se llama ahora, y así permanecerá hasta que logre lo que busco.

En tres idiomas (portugués, español e inglés), la nueva Martinalia-Objetivo Brasil es un ejercicio de “personal branding”. Aprovechando su buen posicionamiento intento (en combinación con Twitter y otras redes sociales) crearme un hueco, ser visible, dar la impresión de que realmente aporto valor a cualquier empresa que me destine allá.

No sé hasta qué punto me ayudará. Dudo mucho que me salga un trabajo por esta vía. Pero al menos me sirve de apoyo, me ayuda a concentrarme en mi tarea, a focalizarme en mi objetivo: Brasil.