¿Qué Gestor de Contenidos necesito en mi empresa?

Content Management SystemEl mercado de los sistemas de Gestión de Contenidos es tan heterogéneo y fragmentado que es necesario estudiar cada implantación caso por caso.

De hecho, no existe una definición estándar de “Gestión de Contenidos” más o menos aceptada por toda la industria. Un sistema de Gestión de Contenidos puede ser casi cualquier cosa: desde un programa que gestiona la publicación en un sitio web hasta un gestor de bases de datos, pasando por gestores de archivo, gestores documentales, etcétera.

La oferta existente es tan extensa que difícilmente una empresa tendrá capacidad para evaluarla por sus propios medios. En primer lugar es necesario delimitar un poco más las necesidades concretas de la empresa. ¿Qué es lo que realmente necesita?:

  • Gestores de Contenido Web (WCM; básicamente son aplicaciones que permiten administrar de forma sencilla sitios web y que proporcionan un control avanzado de las tareas editoriales (creación, edición, validación, publicación) y una gestión de permisos y usuarios.
  • Gestores de Contenido Empresarial(ECM; en esta categoría cabe incluir una muy amplia gama de aplicaciones que van desde las de Gestión Documental a las herramientas de Gestión del Conocimiento, Data Mining o BPM.

Por supuesto que éste no es más que el comienzo del camino. Una vez que hemos delimitado nuestras necesidades, hay que contrastarlas con las funcionalidades que ofrecen cada una de estas aplicaciones.Una primera aproximación la podemos obtener en CMSMatrix.

De cualquier forma, no es tarea fácil, puesto que a la gran cantidad de productos más o menos similares existentes en el mercado se suma la necesidad de definirse por un modelo de implantación determinado, un modelo de gestión, mantenimiento y evolución que se adecuen a la realidad de nuestra empresa.

Tanto en el caso de aplicaciones propietarias como en el caso de las soluciones Open Source existentes, se impone sin duda el asesoramiento especializado de integradores o consultores independientes que, gracias a su conocimiento de los productos, minimicen el riesgo inherente a la implantación y el impacto del cambio en la organización. 

Deja un comentario