Tópicos sobre Brasil

Para los europeos, en general, Brasil queda demasiado lejos. Casi todos tienen una opinión excelente de este país, pero también es cierto que exhiben un profundo desconocimiento. Es difícil ir mucho más allá del prejuicio de “carnaval, fútbol, playas y mujeres hermosas”. A continuación enumero algunas de las cosas que, probablemente, sorprenden al europeo medio que llega por primera vez a Brasil.

  1. Brasil es enorme. Decir “voy a Brasil” es tan poco concreto como decir “voy a Europa”. El territorio de Brasil es de unos 8,5 millones de kilómetros cuadrados, que ocupan casi la mitad (47%) de Latinoamérica. Posee el 20% de la biodiversidad mundial, y es el quinto país más poblado del mundo. El europeo que vaya a Rio Grande do Sul probablemente se lleve un chasco: no tiene nada que ver con Río de Janeiro o con Bahía. Sao Paulo es punto y aparte: es la tercera mayor ciudad del mundo después de México y Tokio, tiene 2.578 rascacielos muy próximos los unos de los otros, y por sus calles atascada circulan más de 6 millones de vehículos. Además, es la ciudad del que tiene mas helicópteros privados. ¡Nada que ver con el tópico de palmeras y playa!
  2. Los brasileños son extremadamente educados. Es enorme el contraste entre la amabilidad y la educación de los brasileños con los modales un tanto bruscos de los españoles. Esto llama la atención, y nos gusta muchísimo.
  3. Las aduanas. Entre Estado y Estado, hay aduanas. Si vas en autobús, parará y la policía realizará comprobaciones de rutina. Nos sorprende muchísimo que esto pase dentro de un mismo país, cuando nosotros podemos viajar de un extremo a otro de Europa, atravesando 27 países, sin parar en una sola aduana.
  4. Los japoneses. Esto aplica específicamente a Sao Paulo: es la ciudad del mundo que tiene más ciudadanos de origen japonés fuera de Japón. Pocos españoles lo saben, y quedan absolutamente sorprendidos cuando llegan a la ciudad donde se producen 16.800 sushis por hora.
  5. Los zumos. En España, zumo es casi sinónimo de “zumo de naranja”. No hay nada más. En Brasil un español puede marearse ante la enorme variedad: Naranja, Mango, Piña, Açai, Cajú, Acerola… ¡Y están buenísimos! Pero ¡cuidado!, en Brasil los zumos los suelen servir con mucho azúcar.

Deja un comentario