OpenText compra Vignette

OpenTextLa anunciada adquisición de Vignette por la canadiense OpenText ha sacudido por completo el ya de por sí bastante ajetreado mercado de la Gestión de Contenidos. Todos sabíamos las dificultades por las que atravesaba el decano y antaño intocable gigante del WCM, pero una noticia de este calado ha generado sorpresa y expectación.

OpenText, uno de los grandes indiscutibles, había forjado en los últimos tiempos una alianza más que estrecha con SAP, con la que ha consolidado una oferta complementaria que, además, le ha abierto una puerta privilegiada de acceso a las grandes corporaciones. Había, además, iniciado adquisiciones estratégicas como la de Vizible. Pero la compra de Vignette es, sencillamente, otra dimensión.

Casi que se puede hablar que después de este paso se cierra toda una época en el mundo de la Gestión de Contenidos y se abre otra totalmente nueva, aún con características inciertas.

La empresa radicada en Ontario va a desembolsar unos 310 millones de dólares en la compra de Vignette. Pagará unos 8 dólares en efectivo por cada acción de Vignette, más un plus de 0.1447 acciones de Open Text por cada una de Vignette. Un total de 12.70 dólares por acción, un 74% por encima del valor nominal de las acciones de Vignette.

Además de impresionantes, las cifras abren toda una serie de interrogantes que no serán fáciles de contestar. Tecnológicamente hablando, OpenText y Vignette se solapan en gran medida, por lo que no cabe esperar que se vayan a producir sinergias. Sencillamente, todo apunta a que se mantendrá la marca durante un tiempo, pero que lo que realmente se está haciendo es asaltar a las bravas una porción más que jugosa del mercado.

OpenText tiene tras de sí una larga tradición de crecer a base de adquisiciones (como cuando se hizo con RedDotal comprar Hummingbird en 2006). Probablemente su intención con Vignette sea ahora la misma, pero está por ver que esta vez no se le vaya a indigestar el bocado.

10 características que todo CMS debería cumplir para ser “SEO friendly”

Uno de los aspectos cruciales a la hora de decantarse por una u otra solución de Gestión de Contenidos Web, tanto si se trata de un producto Open Source como si es un software comercial, es la facilidad y la flexibilidad que ofrecen a la hora de implementar técnicas de SEO (Search Engine Optimization).

De poco serviría que el esfuerzo de adaptación e implantación de un CMS fuera exitoso desde el punto de vista de los procedimientos de la empresa, de su adaptación a los conocimientos y experiencia de los usuarios, de su categorización e incluso de la apariencia visual si, finalmente, el contenido que genera acaba siendo mal indexado por los robots de búsqueda. Sería un éxito invisible (que es lo mismo que un fracaso).

Jonathan Saipe enumera diez características que todo CMS debería cumplir para ser “SEO friendly”:

1. Metadatos Es imprescindible que el CMS que escojamos permita el control manual sobre los metadatos de nuestro sitio web, puesto que es parte esencial de cualquier campaña SEO. Aunque nuestro website pueda generar dinámicamente las etiquetas para el título de la página, la descripción y las keywords, el CMS debe facilitarnos paralelamente el pleno control manual de los mismos.

2. Gestión de URLs y categorías Lo ideal es que el CMS nos ofrezca la posibilidad de generar URLs “amistosas” para los buscadores, compuestas, por ejemplo, con frases cuyas palabras estén separadas por guiones simples.

Es preferible: http:/martin.ekiry.com/El-Ministerio-de-Educacion que

https://martin.ekiry.com/article.php?id_article=201

Los buscadores tienen en cuenta las palabras que encuentran en la cadena que forma la URL.

El CMS también debe permitir que se pueda modificar la categoría que aparece en la URL sin que esto provoque enlaces rotos.

3. Texto de los enlaces El texto que describe un enlace (link anchor text) es una aspecto importante a la hora de controlar nuestro posicionamiento. Casi todos los CMS ofrecen control sobre este aspecto dentro del texto, pero no todos ofrecen el control del mismo en la estructura de navegación.

4. Validación de enlaces

Un buen CMS controlará los cambios en cascada que deba realizar para evitar enlaces rotos cuando se renombre o reubique un directorio o una página en nuestro sitio web. Idealmente, debería avisarnos si se encuentran enlaces rotos (internos o externos a nuestro sitio).

5. Sitemap y XML El CMS debe generar dinámicamente un Sitemap de nuestra web, pero permitiéndonos controlar en todo momento los textos de los enlaces (ver punto 3).

El Sitemap debe construirse en XML acorde con los estándares utilizados por los buscadores.

6. Atributos ALT Es imprescindible qe el CMS permita añadir tributos ALT (texto alternativo) a cualquier objeto incrustado como las imágenes. No sólo por cuestiones de posicionamiento, sino también de accesibilidad.

7. Redirecciones 301 El CMS debe ofrecer una utilidad para configurar redirecciones 301 (redirecciones permanentes) sin necesidad de tener que editar manualmente el archivo .htaccess.

8. Páginas 404 personalizadas Cuando se cambia de sitio una página o se migra un sitio web completo, los buscadores seguirán apuntando hacia URLs que ya no existen, por lo que es importante disponer de páginas de error 404 que apunten hacia la dirección correcta para evitar perder tráfico en la página en cuestión.

9. Modelado del PageRank El modelado del Google PageRank es la técnica que permite añadir la etiqueta “no follow” sobre los enlaces, con el objetivo de controlar manualmente el Google PageRank de un sitio web.

10. Contenido duplicadot El contenido duplicado es uno de los factores que más perjudica al posicionamiento de una página, por lo que el CMS debería ofrecer alguna utilidad para controlar este aspecto.

En resumen, y con independencia de las diez características que enumera Jonathan Saipe o cualquier otra que queramos añadir, lo esencial para que el CMS por el que finalmente optemos sea amigable para los buscadores es que el usuario (administrador) tenga absoluto control sobre el código que finalmente va a generarse. Aunque prácticamente todos los CMS de última generación publicitan que esto es así, en la práctica no siempre está tan claro ni es tan sencillo de implementar, por lo que, sin duda, comprobarlo debería ser una de las claves de nuestra elección.