¿Deben convertirse los periódicos en organizaciones sin ánimo de lucro para sobrevivir?

Ben CardinLa industria periodística norteamericana se encuentra más allá incluso de la crisis, en un estadio casi terminal (en España aún no hemos llegado a eso, pero estamos muy cerca, con cierres de cabeceras, ajustes de plantillas y un futuro más que incierto incluso para los grupos editoriales más importantes del país).

La competencia de los medios digitales ha sido funesta para la industria tradicional, que ha visto cómo se sucedían las bajadas consecutivas en las cifras de ventas y en los ingresos por publicidad.

Son decenas de cabeceras las que han echado el cierre en casi todas las ciudades norteamericanas. Sólo en los últimos meses, el Seattle Post-Intelligencer, el Rocky Mountain News, el Baltimore Examiner y el San Francisco Chronicle, entre otros, han cerrado las puertas o anunciado que abandonarán la actividad en breve. Muchas otras publicaciones están directamente en la bancarrota.

Ante este desolador panorama, el senador del partido democrata norteamericano Benjamin L. Cardin (Maryland) acaba de presentar una ley que permitiría a los periódicos convertirse en organizaciones sin fines de lucro, en un esfuerzo para ayudar a la tambaleante industria periodística a sobrevivir.

El proyecto de ley, denominado Newspaper Revitalization Act, o Ley de Revitalización de Periódicos, permitiría a los periódicos operar como organizaciones sin ánimo de lucro con fines educativos:

De salir adelante esta iniciativa, los periódicos que se acojan a este nuevo estatus no podrán apoyar abiertamente a ninguna opción política, aunque se les permitiría informar sin restricciones sobre todas las cuestiones, incluidas las campañas políticas. La publicidad y los ingresos por suscripciones estarían exentos de impuestos.

Deja un comentario