Un nuevo -y feliz- usuario de Ubuntu

ubuntuSe acabó: ya no podía más con Windows. Mi portátil, tras apenas dos años, estaba hecho unos verdaderos zorros, tardaba siglos en iniciarse, fallaban procesos (cuando no el sistema completo) cada dos por tres, y, para colmo, la desconfiguración y posterior imposibilidad de reinstalar el antivirus (y eso que soy el único de mi barrio, que yo sepa, que lo ha pagado) acabaron por convencerme para salir, de una vez por todas, del lado oscuro. Me pasé a Linux.
Concretamente, a Ubuntu, una distribución pensada para hacernos la vida fácil a los usuarios. Y doy fe de que lo consigue: en un ratito de nada tuve configurado el nuevo sistema operativo y todo un conjunto de herramientas de sistema, aplicaciones ofimáticas, multimedia, etc, que cubren de sobra todas mis necesidades como usuario doméstico.

Pero con la diferencia de que todo este conjunto de aplicaciones me ha ocupado apenas 4GB de disco duro, y que el rendimiento del portátil vuelve a ser como el del día en que lo compré (si no mejor). Además, está el pequeño detalle de que todo es gratuito, de que se actualiza automáticamente no sólo el sistema operativo sino cada una de las aplicaciones y que, por supuesto, no necesito antivirus. Sencillamente, en Linux no hay. Ya no me cabe duda: “portátil + Ubuntu = usuario feliz”. Prueben la ecuación, se lo recomiendo 😉

2 Comments

  1. muy buenas, m4rt1n… yo recibí ayer mi nuevo y flamante equipo multimedia, adquirido porque el portatil no daba mas de si…

    tras leer tu post, voy a aprovechar para instalarme el ubuntu en el portatil, a ver como se da el tema. te iré contando!

    Responder

Deja un comentario