Tailandia

Entre cantos a la cerveza Singha y relatos del paraíso, se me ha olvidado comenzar por el principio mi viaje a Tailandia (aunque a quién le importa el principio…). Creo recordar que todo tuvo su inicio con un proyecto de viaje a Perú, proyecto que quedó en eso por las noticias -o rumores- meteorológicos que me fueron llegando: “no vayas -me dijo un amigo-, que en esa fecha hace mal tiempo y quizá subas a Machu Pichu para nada”. Le hice caso, cómo no.
Otra alternativa, más cercana, era ir a Egipto, aunque en ese caso descartábamos viajar por nuestra cuenta y nos resignábamos a ser unas ovejas más en el triste rebaño de los viajes organizados. Cuestión de seguridad (¿paranoia?). En todo caso, Ehud Olmert no tuvo mejor idea que arrasar Líbano en los días en los que estábamos planeando el viaje, introduciendo así más tensión si cabe en una región ya de por sí “calentita”. Así que, de nuevo, tocaba descarte.
¿Dónde ir? A mí me hubiera encantado Islandia (pero no son fechas, no) o al Okavango (pero era demasiado caro…). ¿El sudeste asiático, quizá? Ummm… no estaba mal. Vietnam, me apetecía. ¿Tailandia? Bueno, a Tailandia le tenía un poco de manía por culpa de un ex-compañero (afortunadamente ex-) de trabajo que se vanagloriaba de sus hazañas sexuales en Phuket con jovencitas-extremadamente-jovencitas, y tampoco la lectura de Plataforma, de Houellebecq, me la hacía un destino apetecible… Pero bueno, qué culpa tiene Tailandia, ¿no? Quizá fuese demasiado turística, pero lo cierto es que todo el que la conocía hablaba maravillas del país y de sus gentes.
Así que la cosa quedó entre Vietnam y Tailandia. No sé muy bien cómo, ganó Tailandia. Y, por supuesto, por nuestra cuenta, nada de viajecitos organizados.

4 Comments

  1. Bueno Martín creo que no tengo más remedio que hacrle publicidad a mi nuevo país,y no se porque no os entro en los cálculos Argentina que ademas de estar ahora muy barato despues de la devaluación del peso,en la fecha que viajaste a tailandia,justamente es la mejor fecha para dar una vuelta por aqui,pues tenemos temperaturas primaverales.
    Y no sabría por donde empezar para poder admirar este inmenso país.
    Ah y sin nada de viajes organizados.

    Responder

  2. Haces bien en publicitar tu nuevo país, Pablo, y a fe que sí que entró en nuestros cálculos: a punto estuvimos de ir para allá, pero, por diversas razones, pospusimos ese viaje para otra ocasión. Descuida, que ya me tomaré contigo un buen matecito en la capital porteña. Por cierto, ¿recuerdas cuando comentamos sobre Air Madrid…? Pues mira la que se organizó, che.

    Responder

Deja un comentario