Macao acoge desde hoy los Primeros Juegos de la Lusofonía

Juegos de la LusofoniaSupongo que dentro del marco general de preparación para los Juegos Olímpicos de Pekín, comienzan hoy en Macao los Primeros Juegos de la Lusofonía, que están impulsados por la Asociación de Comités Olímpicos de Lengua Portuguesa y están respaldados por la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa, el equivalente luso de la anglófona Commonwealth o de la Francofonía (la hispanidad, en cambio, se queda sólo en un sentimiento… si es que existe).
Macao, que fue colonia portuguesa durante casi 450 años (hasta 1999), pero donde el idioma portugués casi ha desaparecido de la vida cotidiana, se dibuja hoy como punta de lanza de la política comercial china en los países de habla portuguesa, muy señaladamente Brasil. No deja de ser curioso que, mientras la hispanidad no está articulada oficialmente de ninguna forma, un país como Guinea Ecuatorial (que fue colonia española hasta 1968, y donde el español es lengua oficial) participe en estos juegos, al igual que Sri Lanka (la antigua Ceilán), donde si queda alguien que hable portugués, es por equivocación.

2 Comments

  1. Bueno, tanto Guinea Ecuatorial como India y Sri Lanka participan en los juegos de la Lusofonía como miembros asociados. De todos modos, comparto el trasfondo de la crítica en lo que se refiere a la ausencia de aplicación práctica al término hispanidad.
    Saludos asiáticos

    Responder

  2. Es verdad, y tanto en el caso de India (por Goa) como en el de Sri Lanka hay motivos históricos: aunque nadie -o casi- hable portugués hoy en esos países, sí es verdad que en tiempos hubo presencia portuguesa. En el caso de Guinea Ecuatorial, parece que también se habló en tiempos un criollo portugués, pero realmente en estas cosas lo que pesan son los motivos políticos: Guinea Ecuatorial, por ejemplo, también pertenece a la Francofonía, y Mozambique (un país donde el portugués es lengua oficial) pertenece a la Francofonía y a la Commonwealth. En el otro extremo, no ha faltado quien se queje, por ejemplo, de que Galicia (bueno, Galiza) no esté presente en los Juegos de la Lusofonía.

    Y sí, más que crítica es un lamento por la falta de articulación de la hispanidad. Es una pena que la instrumentalización en el pasado por el franquismo de este concepto nos prive hoy de su desarrollo; porque yo, como Pessoa, soy de los que piensan que mi patria es la lengua.

    Un saludo

    Responder

Deja un comentario