Coño con Tailandia


Ya no sé si iré a finales de octubre a Tailandia. No entiendo absolutamente nada sobre la política interna de este país, pero en cualquier caso está claro que mientras se produce un golpe de estado no es el momento más aconsejable para visitar ningún sitio. Coño, joder. Justo ahora me entero de la tradición golpista del país (que ha padecido 19 golpes de Estado en los últimos 60 años), de la posición de intocable que ostenta el rey tailandés, Bhumibol Adulyadej, que justo esta semana pasada conmemoraba 60 años de reinado (qué cansino…), tanto que se ejerce una censura estricta sobre su persona (más que en España con el rey, si cabe) y está pésimamente visto, por ejemplo, pisar una moneda o billete… porque lleva su efigie.
Es una pena. Me apetecía ir a Chian Rai, a Krabi, a Phi Phi… No sé. Igual la cosa se estabiliza. Yo de momento no entiendo nada. Como no entiendo ni una palabra de la declaración de este portavoz del autodenominado “Democratic Reform Council” (o sea, la gente que ha dado el golpe de estado). Aunque casi que se le entiende al principio cuando dice eso de “robo chi pa-tai” y, sobre todo, más adelante, cuando sentencia: “puta sakkara so-barrao sin kao”. Me lo apuntaré.

Deja un comentario