BlogDay2006

Blog Day 2006Como ya todo el mundo sabe (bueno, los miles de lectores de blogs y pocos más), hoy es el BlogDay2006, el día de los blogs. Un invento que le debemos a Nir Ofir (alias Spark Armada), un emprendedor israelí (redactor jefe del portal Tapuz.co.il, el primero en ofrecer un servicio comercial de Weblogs en Israel) que el año pasado, tras asistir a la primera conferencia de Blogs que se celebró en el pequeño país mediterráneo, cayó en la cuenta del parecido gráfico (si se han bebido muchas más cervezas de la cuenta, o si se entornan los ojos con saña) entre la fecha de hoy (3108, 31 de agosto) y la palabra “blog”.

Aprovechando esta coincidencia, se le ocurrió montar el tinglado este del BlogDay. El propio Nir Ofir era consciente de la que le podía caer: “lo sé -dijo- parece como si yo fuera algún tipo de megalómano”. Pero no: como demuestra que la página web del evento, http://www.blogday.org, lleve todo el día caída, está claro que es todo un éxito la convocatoria (también puede ser muestra de lo cafres que son en su empresa de hosting).

Resumiendo, el BlogDay viene a ser como el día internacional de los blogueros, y entre sus finalidades está que los blogueros conozcan otros blogueros, preferentemente de culturas y entornos diferentes a los suyos.

Para ello, se nos pide que recomendemos 5 nuevos blogs, pero blogs, como dije antes, preferentemente distantes de nuestra propia cultura, punto de vista y posición. Eso no impide, claro, que haya legión de blogeros recomendando sus propias páginas y la de sus amiguetes. Qué se le va a hacer. Yo podía también recomendar a mis amiguetes, pero para eso ya tengo a m4rtinPlanet. Así que voy a jugar limpio: ahí van mis recomendaciones:

  • feed 3minutes Japanese for Survival! El blog de HarukoSensei (la profesora Haruko). Esta página la encontré cuando mi amigo Jesús Miguel, al volver de ToKio, me contó con todo lujo de detalles la sensación de absoluto extrañamiento que sufrió en el metro de la capital nipona, donde todos los carteles estaban, obviamente, en japonés, cuyos rudimentos ignoraba. “Es como si de repente te soltaran en Marte -me dijo-, no tienes puntos de referencia, nada a lo que agarrarte…”. Así que cuando me encontré con esta simpática profesora de japonés práctico, para andar por casa, me sentí de lo más aliviado… y eso que nunca he viajado a Japón.
  • feed Taurofilia.net. Pocas cosas más alejadas de mi sensibilidad que la tauromaquia, aunque tampoco pueda definirme como radicalmente antitaurino. En toda mi vida sólo he visto una corrida de toros (en la Maestranza de Sevilla) y una corrida de rejoneo (en la desaparecida y no reemplazada plaza de toros de mi pueblo), y aunque es cierto que es un espectáculo que impresiona, en términos generales me desagrada y me produce rechazo. No obstante, reconozco que dentro del mundo taurino hay gente extremadamente culta, depositaria de un saber del que a veces (aunque no nos guste) no podemos prescindir.
  • feed Israel de Verdad Cuando comenzó la última invasión del Líbano por Israel, leí con asiduidad a bloggers libaneses e israelíes, pero entre estos últimos fundamentalmente a aquellos que defendían la paz y el entendimiento entre los pueblos. Desde un punto de vista opuesto (pero esencialmente honesto) encontré este blog, en castellano, que contaba cómo se veían las cosas predominantemente desde el lado israelí.
  • feed Erasmus en Islandia Uno de mis viajes soñados por siempre ha sido Islandia, por lo que, entre mis periódicas búsquedas, me tropecé con este blog de una simpatiquísima documentalista soriana que marchó a Reykjavik con una beca Erasmus. En este caso sí que compartimos la pasión por Islandia, pero nos separa casi todo lo demás: ella ha vivido allí y no ni lo pisé, ella es de la generación Erasmus y yo de la que se crió al son de Manolo Escobar… en fin, para qué seguir. Además, desde su blogroll se puede acceder a gran parte de los “spaniards”, los blogueros españoles expatriados por todo el mundo. Muy recomendable si se tiene tiempo para leer.
  • feed Al margen de los días No sé si el título del blog de mi paisano Enrique Baltanás es cita de José Ortega y Gasset o de Ramón Vasconcelos. En cualquier caso, me gustó descubrir que este antiguo profesor mío (lo fue de Literatura en segundo de BUP) tenía su propio blog, y me gustó a pesar de la distancia que observo en las posturas y en el punto de vista sobre casi todo. Lo normal, por otra parte, entre alumno y profesor.

El puente del dragón


Ya había comentado antes por aquí el nuevo puente sobre el río Guadaíra que, a modo de dragón carnavalesco, con una estética a medio camino entre el típico restaurante oriental de cartón piedra y la de una nave industrial de la periferia madrileña, están construyendo justo debajo del castillo de mi pueblo, acabando para siempre con una de las pocas vistas hermosas que quedaban en Alcalá. Ahora, merodeando por la red, he encontrado este vídeo promocional del puente. El puente del dragón.

Tu vida en 65′

Tu vida en 65 minutosMi sistema para seleccionar las películas que voy a ver es un tanto peculiar. Habitualmente no suelo consultar la cartelera en la prensa ni en Internet; casi nunca voy a ver las películas que se anuncian en prensa, radio o televisión.
A veces (pocas) me dejo llevar por los buenos consejos de los amigos. Sencillamente, para decidir qué película voy a ver, habitualmente voy a uno de los dos o tres cines de Madrid en los que sé que se proyectan las películas que me suelen gustar, y miro los carteles. A veces me tiro un buen rato sopesando qué película ver.

Y no sabría decir muy bien qué es lo que me decide por entrar a una sala u otra. ¿El nombre, el nombre del director, algún actor, la composición misma del cartel…? No tengo ni idea (entre otras cosas, porque tengo una memoria pésima en lo que a actores y directores se refiere: eso está bien, porque siempre es como si los viera por primera vez).
En cambio, hace unos días fue incluso más raro. Llegué corriendo a la puerta del cine, porque se aproximaba la hora a la que suelen comenzar las películas de media tarde. Llegué con la lengua fuera, una amiga me esperaba con la ficha de dos películas en la mano. Me dijo “¿cuál es la que tú querías ver?” y yo, resoplando por el esfuerzo, le dije: “esta”. Lo mismo le podía haber dicho la otra. Pero es que odio entrar en la sala con la película ya comenzada.
Y de esta extraña manera es como acabé viendo “Tu vida en 65′”, una película de la que nada sabía pero que me dejó un muy pero que muy agradable sabor de boca. No deja de ser curioso que fuera el azar el que me dirigiera hasta esta cinta, dirigida por María Ripoll, en la que el azar, las coincidencias y los equívocos más o menos aparentes juegan un papel tan esencial.
Realmente, lo mejor de la película es la conjunción entre el magnífico guión de Albert Espinosa y la interpretación de sus principales protagonistas (Javier Pereira, Marc Rodriguez, Oriol Vila y Tamara Arias), que consiguen hilvanar una historia natural y aparentemente sencilla sobre las cosas realmente importantes de la vida: el amor, la amistad y la muerte.
Reconozco que me sorprendió la historia, y que me resultó muy acusado el contraste entre las chorradas que ocupaban (que ocupan habitualmente) mi mente y la trascendencia de lo que la pantalla estaba contando, pero aún más me sorprendió la maestría y la naturalidad con la que estos temas se abordan en la película. Tan natural todo como hablar del tiempo en un ascensor. Pero más importante. Mucho más.

Mamá, yo quiero ser famosa

Me he partido de la risa viendo la entrada que escribe hoy Gustavo en su blog. Resulta que cometió la imprudencia, hace ya unos meses, de escribir sobre el casting para la serie que (a lo mejor) hace con Audiovisual Building. Estaban buscando actores, aunque aún no estaba cerrado el asunto. Pero claro, Google de eso no entiende, encontró en el texto de la entrada algo así como “Productora de TV en Madrid busca actores y actrices divertidos”, lo indexó… y el resto ya estaba servido.
Ahora el blog de Gustavo está invadido por niños y niñas que quieren ser famosos a cualquier precio (“la invasión de los niños mutantes“, dice), y el bueno de Gustavo se las ve y se las desea, dando consejos por aquí y por allá, en un papel que ni le gusta, ni le pega, ni nada. Está viviendo en su propia piel algo parecido al fenómeno “Hoygan” tan comentado en Menéame, y mucho me temo que también tiene algún troll que otro metiendo cizaña.
Mi consejo es sencillo: pasa totalmente de estos trolls, de hecho, corta el fenómeno de raíz y cierra los comentarios de esa entrada. Si no, nunca alcanzarás la paz (¿detesto ser paternalista?). 🙂

La cabeza de la hidra

—La hidra de la pasión tiene muchas cabezas. Pregúntese si Sara Klein merecía morir como usted lo imaginó, por una pasión equivocada. Debió usted suponer que ese crimen escondía otro misterio, como las muñecas rusas que se contienen a sí mismas en número creciente pero en tamaño disminuido. No. Piense que Sara Klein, al cabo, mereció su muerte. La pasión de Otelo no se hubiese identificado con la vida de Sara. La pasión de Macbeth, sí. Todas las aguas del gran Neptuno no borrarán la sangre de nuestras manos, señor licenciado, lo sé.

La cabeza de la hidra
CARLOS FUENTES

El hombre que estuvo en la Luna

Uno de los efectos perversos del verano es que la relativa ociosidad obliga a rellenar las páginas de periódicos y los minutos de los informativos televisivos con material no sólo absolutamente intrascendente, sino a veces claramente falso. Buena la lió hace unos días Antena 3 TV (creo que también Tele 5) sacando un reportajillo con apariencia informativa pero que, en realidad, daba alas a las teorías conspiranoicas de que todo el programa Apollo (o al menos su culminación: la llegada de la humanidad a la Luna) no fue más que un montaje. Todo ello, claro está, aprovechando la tan lamentable como nada relacionada pérdida de las grabaciones originales de la NASA
Realmente no tiene más importancia que la que le queramos dar, es un poco como la recurrente noticia sobre el inexistente monstruo del lago Ness, que cada verano vuelve a traer su granito de insustancial mentirijilla. Lo malo es que a este ritual veraniego de difundir mentiras evidentes como si tuvieran al menos alguna sombra de certeza es que alguno o algunos se lo puedan tomar en serio. Eso ya sería un daño manifiesto. Menos mal que tenemos vacunas para este mal, y en español de una calidad admirable: Magonia. En este excepcional blog escéptico se puede encontrar, si es que a alguien le cabe alguna duda de que la humanidad llegó a la Luna pese a los cientos de kilos de rocas lunares que han analizado cientos de científicos en varios países de todo el mundo, la refutación punto a punto de tan peregrina teoría.
Siempre será mejor convencerse así que como Edwin Aldrin, el hombre que estuvo en la Luna (el segundo hombre que pisó la Luna) intentó persuadir a Bart Sibrel (uno de los defensores de que nunca se llegó a la Luna) el 9 de septiembre de 2002: a puñetazos.

La fuerza de la riqueza

Te creías alguien por apoyar tu fuerza en la riqueza,
y eso fue lo que más te engañó a ti, que desconocías
muchas otras cosas. La riqueza no vale nada si no es
por el breve tiempo que se está con ella. Lo firme es
la naturaleza, no la riqueza. La primera siempre permanece
y acaba con la desgracia, en cambio la riqueza
que acompaña al injusto y al torpe acaba volando de
su casa tras florecer por breve tiempo.

Electra
EURÍPIDES

All Peers: de momento, mejor desinstalarlo

all peers
Entre los 843 e-mails que tenía pendiente había una invitación para probar la versión Beta de All Peers. Se trata de un programa que dio mucho que hablar hace unos meses, porque prometía que con la simple instalación de una extensión Firefox íbamos a poder compartir archivos de todo tipo (y lo más importante: de cualquier tamaño) con las personas que decidiéramos. Tan sólo había que agregar en el programa las personas con las que deseamos compartir archivos (parecido a y tan sencillo como agregar un contacto en Messenger) y arrastrar a una ventana los archivos que se quisieran compartir. Sonaba bien, ¿verdad?

Así que tenía ganas de probarlo. A malas horas. No más instalarlo, Firefox (uso la versión 1.5.0.6) dijo basta y se colgó. Una, dos, hasta tres veces se queda colgado antes de poder iniciarse. Con todo, cuando finalmente se consigue arrancar el programa, nos encontramos con que si el navegador de la Fundación Mozilla ya de por sí un consumidor voraz de recursos del PC, con la extensión de All Peers instalada es como un pesadísimo dinosaurio… navegar se hace de lo más lento y desagradable.
En la invitación para probar All Peers sólo se me permitía, de momento, añadir a tres personas con las que poder compartir archivos. Nada que objetar, comprendo que están en fase de pruebas y que todo se andará. Lo grave, en cambio, es que el intercambio de archivos no funciona: Firefox se queda colgado una y otra vez, cada vez que se intenta. Conscientes de que una imagen vale más que mil palabras, la gente de Blogoff lo resumen con mucha gracia en un pantallazo.
Así que, al menos de momento, All Peers se queda, como tantas otras cosas, en mucho ruido y pocas nueces. Mejor desinstalarlo, que no sólo no añade nada a Firefox sino que trae bastantes dolores de cabeza. Para el intercambio de archivos, si son de menos de 10 Mb, me basta y me sobra con Gmail. Si son mayores, nada mejor que una solución P2P como µTorrent.

La realidad es tóxica

Si antes lo digo ayer, antes sucede… y es que la vuelta a la realidad a veces sienta como un rayo. A mi me ha tumbado en la cama, y me ha tenido torcido a retortijones. Dice el médico que es una gastroenteritis vírica (media España la tiene, o la ha tenido, me dice una médica más joven que hay a su lado, no sé si será su ayudante, o si está en prácticas, o qué). Yo digo que es volver de vacaciones, que sienta fatal. ¿O no?

De vuelta a la ciberrealidad

Ya estamos de vuelta de vacaciones, y sí, como dice Truman, se pueden contar muchas cosas sobre ellas, pero al final, nada mejor que recurrir a la hipermanoseada contestación plañidera de: “cortitas”.
Han sido más de 15 días totalmente “unplugged“, y claro, a la vuelta me he encontrado con 843 e-mails en mi cuenta principal de correo, sin contar con el spam y obviando las toneladas de e-mails en cuentas secundarias.
No, no me los he leído todos. La realidad hay que tomarla poquito a poco, que si no es sumamente tóxica; a veces, letal. Lo que sí he visto (¡eureka!) es que Google por fin parece que indexa algunas de las páginas de m4rt1n.com, aunque no está esto tan claro como parece. Por un lado, Google ya incluye en los resultados de sus búsquedas algunas de mis páginas, pero por otro, en mi Google SiteMap me indica que aún no ha indexado nada.

Lo cierto es que, durante este periodo de plácido estiaje en el que m4rt1n.com sólo publicaba las citas dominicales que dejé programadas, el panorama de las visitas ha cambiado totalmente. Ahora acuden más o menos el doble de visitantes que antes (unos doscientos diarios): hay que sumar todos los que llegan a través de Google, a veces a partir de búsquedas realmente estrambóticas (ya hablaremos algún día de ellas).

También el perfil de los visitantes se va “normalizando”, pareciéndose cada vez más al mundo real: si hasta ahora el porcentaje de accesos era de aproximadamente un 49 por ciento para Firefox y de un 19,7 por ciento para Internet Explorer, en lo que va de mes de Agosto esta tendencia ha cambiado radicalmente: ahora Firefox tiene sólo un 13,4 por ciento frente al 54,31 por ciento de Internet Explorer. Es lo que tiene Google: ya no llegan a tu página sólo otros bloggers o usuarios intensivos de Internet, sino cualquiera que esté buscando cualquier cosa.

También me he dado cuenta de que Youtube está cerrado por reformas. Eso hace que los artículos en los que enlazo algún video colgado en este servicio queden algo extraños, con el espacio en el que deberían estar los vídeos sustituido por un gran espacio en blanco. No he indagado aún en Technorati, pero seguro que este cierre temporal habrá hecho correr ríos de bits.

En fin, y hasta aquí mi dosis de ciberrealidad por hoy. Vuelvo al mundo real, que se está muy a gustito.


Actualización

Lo de Youtube tuvo que ser llegar y besar el santo (pero al revés), porque ahora ya funciona y, sobre todo, porque no he visto nada comentado en ningún sitio.


Reactualización (21/08/06)

Bueno, pues no soñé lo de Youtube. Aunque con una semana de retraso, llega ahora la confirmación de que Youtube estuvo caído (no cerrado por reformas, no) justo yo comentaba.