El asesinato de Richard Nixon

El asesinato de Richard NixonFui hace unos días a ver “El asesinato de Richard Nixon“, una película norteamericana basada en un caso real, que en EEUU pasó sin pena ni gloria por la taquilla y que ha tardado dos años en estrenarse en España. A pesar de tamaños antecedentes, esta película cuenta, cuando menos, con una más que impactante actuación de su protagonista absoluto, Sean Penn.

Penn interpreta el papel de Sam, un mediocre vendedor, fracasado en lo sentimental (está muy marcado por la separación de su mujer), un tipo obsesionado con la honestidad, que detesta la hipocresía que le rodea y al que, finalmente, las contradicciones entre el mundo ideal al que aspira con doloroso anhelo y la realidad mezquina en que se desenvuelve le llevan a concebir el magnicidio como única salida.

Inspirada en una historia real (en 1974, poco antes de que estallara el caso Watergate, un desequilibrado intentó secuestrar un avión para estrellarlo contra la Casa Blanca), la primera película de Niels Mueller ahonda en la insoportable humillación de la vida cotidiana, en la brecha tremenda que separa el discurso ideológico-cultural dominante de la vida real y efectiva de las gentes. Por momentos, uno llega a identificarse con el personaje que representa Sean Penn, y en eso radica lo terrible: porque está definitivamente desquiciado, es un peligro para sí mismo, para los que le rodean y para la sociedad entera. Porque es -porque intenta ser, hasta en la locura- honesto.

Deja un comentario