Smart Forfour

Smart Forfour
Aprovechando que estrenaba coche (un Smart Forfour como el de la foto) decidí irme a comer una paella a Valencia (por eso miré la página de la DGT). Yo por mi no usaría coche (aún añoro esos años maravillosos en los que podía ir caminando al trabajo, antes de la funesta manía de llevarse las oficinas a la periferia, más allá de la M-30), pero es que mi pobre Renault Laguna ya no daba más de sí, y más que un coche parecía una cafetera con ruedas, que amenazaba constantemente con desmoronarse.
Como los coches no me gustan, y no entiendo nada de ellos, decidirme por uno me pareció una tarea angustiosa. Los precios de los coches nuevos (todos, incluso los más baratos) me parecían escandalosos, más que nada porque yo no aprecio su valor. Pero tampoco quería un coche antiguo, porque estaba bastante harto de conducir una tartana. Los coches grandes me parecían ostentosos, inútiles e incómodos para la ciudad, pero, por otra parte, los utilitarios me parecían demasiado pequeños para mis 190 cm de altura.
En esas estaba, cuando tomé por la calle de en medio: me habían hablado bien del Smart Forfour (mi hermana, por ejemplo, que acababa de comprarse uno, y también un compañero de trabajo que conocía el sector de la automoción), así que, ni corto ni perezoso, me dirigí un sábado a un concesionario y le dije al comercial (señalando un coche con el dedo): “quiero uno como ese”.
– “¿Quiere probarlo?”
– “No, comprarlo”
El comercial se quedó un poco extrañado, no debe ser habitual comprar un coche como se compraría una sandía (bueno, incluso las sandías se catan, ahora que lo pienso…). Pero yo soy así.
El coche lo recibí el pasado viernes, y el sábado me dirigí a Valencia (concretamente, a Cullera) para comerme una paella. Un capricho. Durante el viaje se desvanecieron todos mis temores: el Smart Forfour es un coche maravilloso, en el que viaja tremendamente cómodo un tipo de 190 cm como yo y acompañantes. Además, a pesar de que es un coche pequeño, demostró tener unas excepcionales características para la carretera. El motor que tiene mi Smart es de 95CV, un motor Mercedes de sólo 3 cilindros, pero que le hace correr como un pequeño diablo. Es diesel, y consume poquísimo (con 40 euros fui a Cullera y volví a Madrid). La sensación que da al conducirlo es de coche grande, y el único problema es que hay que controlar la velocidad (no te parece que vayas corriendo tanto) si no quieres perder de golpe todos los puntos del carné de conducir.

8 Comments

  1. A mi también me ha chocado tu altura. No me preguntes por qué, pero te hacía no más bajito, sino bajito… 😮

    enhorabuena por la compra y ni que decir tiene la envidia que me has dado con lo de la paella en cullera!

    saludos!

    Responder

  2. 95 Cv para un coche tan pequeño…. Habrá que vigilar esos puntos del carnet.

    Lo que no me gusta es el motor de 3 cilindros, mi hermana tiene un Polo de 3 cilintros y el sonido es un petardeo constante, parece una moto con 4 ruedas.

    Norawena por el coche!

    Responder

  3. Pues muchas gracias a todos. La verdad es que yo no tenía ni idea de que existían los Smart Forfour (entre mi despiste y que no suelo ir por La Moraleja…), pero lo cierto es que quepo (doy fe de que quepo muy bien), que se conduce de lujo y que, claramente, es un coche-capricho. Si me lo he comprado a un precio razonable es porque van a dejar de fabricarlos (esto tampoco lo sabía, lo acabo de ver: http://www.diario…)

    Responder

  4. ufffs.. no sabía que por la Moraleja habían niñatos con forfour..(por bcn van mas bien en “mini”)..
    La verdad es que el forfour es una pasada… lo que paasa es que es un coche que no han sabido comercializar…. Yo tengo un forfour Brabus de 177 cv y el único problema son los puntos del carnet… (y por cierto ya les gustaría a muchos coches grandes tener la frenada y el aplomo en curva de esta “joyita!”

    Responder

  5. Eso dice chinojb, Joan, yo ya te digo que no suelo ir por La Moraleja. Y totalmente de acuerdo contigo, el único problema que tiene esta maravilla de coche que es el Smart Forfour son los puntos del carnet: hay que tener mucho, pero que mucho cuidado, para no sobrepasar los límites, porque su conducción es un auténtico placer y la sensación que te da es mucho más segura y confortable que la de la mayoría de los coches “grandes”.

    Responder

  6. hola no me gusta canducir,pero por mi trabajo me tengo que combrar un coche he pensaden un smart forfour,si me sentire segura en el gracias.

    Responder

  7. Hola, Carmen. Yo estoy casi seguro de que sí, pero, de todas formas, tendrás que comprártelo de segunda mano: ya se dejó de fabricar.

    Responder

Deja un comentario