SPIP y los blogs

A pesar de que Lucía Fernández Ramón, la presentadora de Plató Abierto en Localia Coruña, haya dicho amablemente que yo explico muy bien lo que es un blog, la verdad es que no lo tengo del todo claro. Que no tengo claro lo que es un blog, se entiende.
Una discusión en la lista de SPIP en español sobre si SPIP puede o no servir como motor de blogs me ha hecho reflexionar sobre el asunto.
SPIP es un magnífico gestor de contenidos Open Source de origen francés pero plenamente multilingüe en su filosofía y en la práctica (la documentación en español, como en muchos otros idiomas, es completísima, y la comunidad de usuarios de habla española es numerosa, activa y de gran nivel). Fue desarrollado originalmente como motor de publicación para el webzine uZine2 (es el código fuente, inicialmente específico, de este sitio, que fue retomado para realizar el SPIP genérico). Funcionan con SPIP, por ejemplo, Le Monde Diplomatique en Francia o La Voz de Lanzarote en España.
Pero algunos (yo, por ejemplo, en su momento en martinalia.com) insistimos en utilizar este CMS para propulsar nuestros blogs.

Y claro, inevitablemente surge la discusión. ¿Sirve SPIP, que es fundamentalmente un motor para publicaciones on-line con grandes capacidades colaborativas para hacer un blog? La respuesta parece clara: sí, para eso y para mucho más. Otra cosa es que merezca la pena utilizar tanto para tan poco. A nadie se le ocurriría utilizar Vignette o Fatwire para hacer un simple blog (¿o sí?).
Pero, a renglón seguido, surgió inevitable la otra pregunta: ¿pero qué es un blog? ¿acaso no se tiende, tan sólo porque está de moda, a llamar blog a cualquier página web, se trate de lo que se trate? Es un tema peliagudo, en el que casi todo el que se adentra se arriesga a ser despellejado vivo, a ser acusado de no ser quién para decir qué es o qué no es un blog o para repartir carnets de bloggers.
Estando absolutamente lejos de mi esa intención (que se considere blogger quien quiera, que a mi tanto me da), sí que intenté aclarar un poco el asunto en la lista de SPIP (seguramente errando más que acertando, como casi siempre). Y esto fue lo que dije:

Creo -dije- que se pueden identificar algunos elementos generales:

  • Un blog es una página web, pero una página web con un sencillo Gestor de Contenidos detrás que permite la fácil adición y edición de anotaciones, imágenes y ficheros multimedia.
  • Originalmente los blogs eran anotaciones personales en orden cronológico inverso (de más reciente a más antiguo), con frecuencia acompañadas de un calendario. Con el tiempo, la temática se ha ampliado extremadamente, hasta llegar a la aparición de blogs temáticos (políticos, científicos, literarios, humorísticos…) e incluso de empresa pero, salvo en contadas ocasiones, los autores son aficionados (no viven de ello).
  • Se actualizan con cierta periodicidad (muy variable)
  • Permiten la interacción con los visitantes mediante comentarios y trackbacks o retroenlaces (aunque el spam y los trolls están haciendo que cada vez más gente cierre los comentarios)

No todos los blogs se ajustan a estas características, y con frecuencia se presentan otras características (como los tags, RSS, avatares…) que no tienen por qué ser definitorias.

Deja un comentario