Le llamo de Vodafone

Hoy comía con seis compañeras de trabajo en una agradable terraza, en un ambiente relajado, nada “laboral”. Muchas risas y buen ambiente. Suena mi teléfono móvil. Tirurirurí, tirurirurá. No debería de responder, pero lo hago. “¿César Gómez de Peraleda?” “No -respondo tajante- se ha equivocado”. Pero la voz de mujer que está al otro lado (seria, severa, con aplomo) no se amilana. “¿No es usted?”
“Ya le he dicho que no” -respondo, ya un tanto mohino-. “¿Pero usted le conoce?” (aquí ya mis oidos no daban crédito).
“Pues no, no le conozco, y me va usted a disculpar, pero es que estoy comiendo…”
– “Espere, espere… -se resiste a soltar su presa- es que le llamo de Vodafone… de verdad que no es usted César…”
Cloc. Cuelgo. Interrumpo la comunicación. Sirve de excusas para unas risas, pasa pronto a segundo plano y desaparece de nuestras mentes. Bueno, de la mía no del todo. Queda en el fondo, como un runrún molesto, como el zumbido de un mosquito impertinente. “¿Pero por qué -pienso- tendrán que molestarnos las empresas de esta manera?” ¿Quiénes se habrán creído que son?
Por pura casualidad -o no- recibo esta misma tarde un e-mail de mi amigo Jesús Miguel en el que se parodia la situación, tan desafortunadamente habitual, en la que nos encontramos los consumidores frente a los servicios de atención al cliente. Tiene toda la pinta de haber rodado ampliamente por foros y cadenas de e-mail, pero yo no lo había leido hasta ahora. y me he sentido identificado. Aquí va:

– ¿Dígame?

– Buenos días, ¿podría hablar con el titular de la linea?

– Soy yo mismo

– ¿Me dice su nombre por favor?

– Juan Luis

– Señor Juan Luis, le llamo de Telefónica para ofrecerle la promoción de instalar una línea adicional en su casa en donde usted tendrá a…

– Disculpe la interrupción, pero, exactamente ¿ quien es usted?

– Mi nombre es Judith Maciel, de Telefónica y estamos llamando…

– Judith, discúlpeme, pero para nuestra seguridad me gustaría comprobar algunos datos antes de continuar la conversación, ¿le importa?

– …No tiene problema señor

– ¿Desde que teléfono me llama? En la pantallita del mío solo pone “NUMERO PRIVADO”

– 1004

– ¿Para qué departamento de Telefónica trabaja?

– Telemarketing Activo

– ¿Usted tiene número de trabajadora de Telefónica?

– Señor, me disculpe, pero creo que toda esa información no es necesaria…

– Entonces tendré que colgar porque no tengo la seguridad de hablar con una trabajadora de Telefonica

– Pero yo le puedo garantizar…

– Además, yo siempre estoy obligado a dar mis datos a toda una legión de empleados siempre que llamo a Telefónica para algo.

– Está bien…mi numero es 34591212

– Un momento mientras lo verifico, no se retire Judith.

(Dos minutos)

– Un momento por favor, no se retire Judith

(Cinco minutos)

– ¿Señor?

– Solo un poco más, por favor, nuestros sistemas están lentos hoy.

– Pero…señor…

– Si, Judith, gracias por la espera. ¿Cual era el asunto de su llamada?

– Le llamo de Telefónica, estamos llamando para ofrecerle nuestra promoción Linea Adicional, en la que usted tiene derechoa a una línea
adicional. ¿Usted estaría interesado, D. Juan Luis?

– Judith, voy a tener que pasarle con mi mujer, porque es ella quien
decide sobre la alteración o adquisición de planes de Telefónica. Por favor, no se retire.
(coloco el auricular del teléfono delante de un altavoz de
la cadena de musica y pone el CD de Caribe Mix 2004 con el Repeat activado.

Sabía que algún día, esa droga de musica sería util. Despues de sonar el CD
entero, mi mujer atiende el teléfono):

– Disculpe por la espera, gracias…Me puede decir su teléfono pues
en la pantallita del mío solo aparece “NUMERO PRIVADO”.

– 1004

– ¿Con quien estoy hablando?

– Judith

– ¿Judith que más?

– Judith Maciel (ya demostrando cierta irritación en la voz)

– ¿Cual es su numero de trabajadora de Telefónica?

– 34591212 (mas irritada todavía)

– Gracias por la información ¿en que puedo ayudarla?

– Le llamo de Telefónica, estamos llamando para ofrecerle nuestra
promoción Linea Adicional, en la que usted tiene derecho a una línea
adicional. ¿La señora estaría interesada?

– Voy a abrir una incidencia y dentro de algunos días entraremos en
contacto con usted para darle una decisión, ¿puede anotar el numero de
incidencia por favor?…¿hola?, ¿hola?

– TUTUTUTUTU…

2 Comments

Deja un comentario