Google Sandbox

Comentaba por aquí hace poco que Google no me quiere, que no indexa ninguna página de m4rt1n.com y que, por supuesto, esto tenía una explicación: el famoso -y temido- efecto Google Sandbox.
Envuelto en el misterio (como la fórmula de la Coca-Cola o como el propio PageRankTM de Google), el Sandbox viene actuando desde principios de 2004. Su objetivo era combatir el spam, evitando que sitios web de nueva creación acaparasen mediante “malas prácticas” lugares destacados en los resultados de las búsquedas.
Para los webmasters fue evidente inmediatamente que algo pasaba. Los dominios de nueva creación tardaban más tiempo en ser indexados. Al final, pese a las reticencias, Google acabó reconociendo la existencia del Sandbox.
Sobre su funcionamiento exacto poco se sabe. Pero sí está claro que no afecta a todos los sitios web por igual. No le afectó al blog de mi hija, por ejemplo, o al de Gustavo. Pero sí a m4rt1n.com y… ¿por qué motivo?
Aparentemente no hay mucha diferencia entre estos sitios. Los dominios fueron creados más o menos en las mismas fechas (finales de 2005-principios de 2006, aunque los contenidos del blog de mi hija son en gran parte anteriores e importados de otro blog). Los tres sitios han sido creados con un CMS que genera código más o menos limpio (DotClear en el caso de m4rt1n.com y el blog de Gustavo y WordPress en el blog de mi hija), el diseño está basado en capas (DIVs) y no en tablas, se actualizan más o menos regularmente…
Pero, en cambio, sólo m4rt1n.com está en el Sandbox. ¿Cuál es la diferencia? Pues que yo sepa, sólo una: que está más enlazado, que recibe más visitas y que se actualiza con más periodicidad. O sea, que desde el punto de vista de Google, m4rt1n.com es una página web “sobreoptimizada”. Demasiado sospechosa. De cabeza al Sandbox.

¿Cómo salir del Sandbox?

Si lo tuviese claro, ya no estaría en él. De todas formas, el consejo más práctico es: sé paciente. Si Google sospecha que no eres un blogger, sino un maldito robot generador de spam, ármate de paciencia. Actúa como un humano. Sigue escribiendo regularmente, relaciónate con otros blogs. Consuélate pensando que de Google vienen, fundamentalmente, visitas esporádicas, poco o nada relaciondas realmente contigo y con tus intereses. Visitas-spam, si es que eso existe.
Por otro lado, todo hace indicar que los sitios que caen en las redes del Sandbox permanecen allí entre 6 meses y un año. Si pasado este tiempo sigues sin aparecer en el índice de Google, quizá puedas ir pensando que Google te ha penalizado expresamente. Si eso es así, ponte en contacto con ellos.
Puedes pedir que vuelvan a incluir tu página en el índice a través de este formulario de reinclusión (atienden también si les escribes en español, y en el asunto del mensaje debes poner “Reinclusion Request”). Ellos te enviarán un e-mail con una lista con las posibles causas por las que tu web puede ser excluida del índice. Si la revisas y sigues pensando que no estás en ninguno de esos supuestos, debes contestar a este e-mail y exponer tu caso.
Tardan bastante poco en contestar (a mi me llegó la respuesta en un día), y te dicen si hay algún problema con tu página web.
A mi me dijeron: “Hemos revisado su sitio www.m4rt1n.com y le podemos asegurar que actualmente no está bloqueado ni penalizado por Google”. Pero, eso sí, sigo sin estar en el índice de Google. Tendré que ser más paciente.

4 Comments

  1. Ademas el nombre m4rt1n es muy sospechoso …

    Los spamers suelen usar esos nombres que parecen generados aleatoriamente o nombres concatenados con rayas ( key1-key2-key3.com )

    Ademas otra caracteristica es tener enlaces desde las paginas principales.

    Pues eso estas categorizado como posible spammer.

    Como diria matt cutts : pon rel=nofollow en los enlaces de las homepages … 🙂

    Responder

  2. Tienes toda la razón, Ángel, eso de ser sospechoso me ha pasado toda la vida… es como cuando, hace muchos años, en Malasaña, yo iba con un grupo grande de gente y la policía sólo me cacheaba a mí… Aún recuerdo a aquél policía pequeño y enjuto, con bigotito recortado y una mala hostia infinita diciéndome: “quítese las botas” (y yo, partiéndome de risa por dentro, pensando: “no sabe lo que se hace”).

    Ahora a Google, en aras de “nuestra seguridad”, también le está saliendo bigotito y se le pone cara de mala leche.

    Por cierto, muy interesante tu página, y tu modelo de negocio. Un saludo.

    Responder

  3. Si no está en la caché es sencillamente porque Google no ha rastreado aún el sitio. Lo extraño sería que estuviera indexado pero no cacheado, quizá sea sólo cuestión de unos pocos días…

    Responder

Deja un comentario