Opera muere feliz

operaHe estado probando la versión 9.0 de Opera, el magnífico navegador europeo que es como La 2, quiero decir, que casi todo el mundo habla bien de él pero casi nadie lo usa. La verdad es que lo tiene difícil, porque casi todo el terreno que pierde el infame Internet Explorer lo va ganando, con una magnífica estrategia viral y con la ventaja que aporta el código abierto y una cada vez mayor comunidad que le aporta nuevas funcionalidades en forma de extensiones, el navegador del proyecto Mozilla, Firefox.

A pesar de todo, Opera siempre me ha gustado. Es rápido (mucho más que cualquiera de sus competidores), elegante e innovador (gran parte de las funcionalidades que han hecho famoso a Firefox no son más que una copia de Opera). Una vez más, en esta nueva versión vuelve a ser innovador, incluyendo, por ejemplo, un cliente de BitTorrent integrado, lo que nos permite hacer descargas de ficheros P2P sin necesidad de utilizar otro software adicional.
De todas formas, no pasó ni un día antes de que se descubriese un bug en el flamante navegador. Como cuentan en Kriptópolis, si se carga esta página en Opera 9 (que, con recochineo, se llama -en inglés- “Opera muere feliz”), el navegador se cierra sin más.

2 Comments

  1. Pues… si cierras Opera, paras la descarga que estás realizando, efectivamente. Cuando vuelves a abrir el navegador, realiza una verificación del estado de la descarga y la reanuda por donde la había dejado. La verdad es que no se me ocurre cómo podría ser de otra forma.

    Responder

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: