Mis admiradores coreanos

Corea del SurNo sé si he contado ya que Google no me quiere, que se niega (de momento) a indexar las páginas de m4rt1n.com, que he sido víctima del llamado Sandbox de Google (ya hablaré más adelante de esto, de cómo y por qué caí en tan lamentable situación, de cómo comprobé que era tal, y de las medidas que -espero- me sacarán de él).
Pero bueno, a pesar de que el buscador entre buscadores me ignore, la cosa no va del todo mal. Si he de hacerle caso a Google Analitycs, algo más de cien personas se acercan por esta cibernética orilla cada día, y ninguno de ellos es atraido por el faro de Google. Que suele ser -ojo- en torno al 80 por ciento de las visitas de un sitio de estas características.
Pero, eso sí, a quien no hemos pasado desapercibidos ha sido a los spammers. Ya casi desde el principio comprobamos cómo los trackbacks se llenaban de basura de la más variada índole. Menos mal que un plugin de Dotclear, Spamplemousse, vino a servir de eficaz filtro a tanta inmundicia.
Y también nos llamó la atención cómo las visitas procedentes de Corea ocupaban el cuarto lugar. Qué honor, ¿no? Estados Unidos, España, Francia y Corea del Sur. Ese es el orden de prelación. ¿Y esto por qué? ¿Estará el español arrasando en las universidades coreanas? ¿O acaso es que hay tantos internautas coreanos que Internet se les queda pequeña, tanto que acaban viniendo incluso por aquí?
Pues ninguna de las dos cosas. Fue bastante sencillo comprobar cómo, cada vez que una Ip coreana visitaba m4rt1n.com, el filtro de Spamplemousse capturaba algunas decenas de mensajes basura. Qué pena. Yo que me había hecho la ilusión de tener una pequeña pero aguerrida comunidad de seguidores coreanos.

Pero no, es mucho más prosaico. Según Sophos, Corea es el tercer lugar de procedencia del spam a nivel mundial. Sencillamente, en el caso de m4rt1n.com, Corea es el primer proveedor de mensajes basura. Así de simple.

Deja un comentario