Gangsters en La Vaguada

Ayer fuimos al estreno de “En Negro“. Nada más entrar en el Janagah, un individuo con sombrero, que prorrumpía sin ton ni son en sonoras carcajadas y demandaba contraseñas a diestro y siniestro nos hizo sentir que aquello era el espectáculo (error: luego descubrimos que tan sólo era un espontáneo). Nervios de estreno. La función se retrasa, en busca de esos últimos retoques que nunca parecen acabar. Finalmente entramos en la sala, que rápidamente se llena (bueno, no se asusten, el aforo es muy reducido).
“Gansters, mafiosos, mujeres fatales y chicas buenas que esconden más de lo que dicen en torno a un siniestro encargo: matar al amante de la mujer del jefe”. Eso es lo que dice el blog de En Negro. Eso es lo que se desarrolla en escena. Un espacio que se queda pequeño, unos actores que dan vida a una historia claustrofóbica, obsesiva, intensa. Esto no es una película. “Si lo fuera”… eso dice algún personaje. Eso piensa. ¿Cómo deben ser las cosas? Luces veladas, miedo, sospechas. Los gansters están sueltos. Junto a la Vaguada. No es una película. Y si lo fuera…

2 Comments

  1. Eres un lince, Truman, cabroncete. Te lo voy a resumir así: creo que al texto se le puede sacar mucho más partido. Hubo cosas que me gustaron y cosas que me gustaron menos. Pero, en cualquier caso, soy muy consciente de las limitaciones que hay. Seguro que cuando tú vayas a verla se habrán superado. Ya me lo contarás, porque vas a ir, ¿no?

    Responder

Deja un comentario