¿Pero qué palabras son esas…?

La palabra más bella del inglés
Vuelvo a la oficina tras una reunión, y oigo estas palabras por el pasillo: “serendipia, caucús, estelar…”. Igual están pensando el nombre para una nueva aplicación del portal interno, todos sabemos cuán creativo se puede ser en esos menesteres.
Pero es que al rato, en la máquina de café, oigo “anhelo, tierra, madre…”. Algo raro está pasando. Comienzo a sentirme como aquellos días de 1995 en que todo el mundo, por la calle, iba diciendo “fistro, candemor, jorrrrrr…“, y yo sin enterarme de qué iba la historia.
Al final le pregunto a una de las chicas que parecían estar dando saltitos al azar por el diccionario. “Es que -me dice- han convocado una encuesta o concurso o algo así sobre la palabra más bonita del castellano”. Ah -me digo a mi mismo-. Eso lo explica todo. De hecho, recuerdo que hace poco, en 2004, el British Council realizó una encuesta entre 40.000 personas (entre profesores y alumnos) de 46 países distintos, para determinar cuáles eran las 70 palabras más hermosas de la lengua inglesa (70 most beatiful words). Era una actividad más entre las previstas para celebrar el septuagésimo aniversario de la institución. Las más votadas fueron:

   1. Mother
   2. Passion
   3. Smile
   4. Love
   5. Eternity
   6. Fantastic
   7. Destiny
   8. Freedom
   9. Liberty
  10. Tranquillity

O sea, que ahora lo mismo, pero en castellano. ¿De quién habrá sido la idea? Pues nada. Technorati mediante, no fue nada difícil dar con la respuesta. Es una empresa llamada Escuela de Escritores la que ha tenido la ocurrencia, supuestamente para celebrar el día del libro el próximo 23 de abril. Se pueden proponer y votar palabras en su web hasta el día 21.
¿Pero quiénes son esta gente? A algunos (por cierto, de Carmona, donde vive mi amigo Luis Caro) parece que no les caen nada bien:

Escuela de escritores, web dedicada a sacar los cuartos a quienes quieran aprender a escribir bien, celebra este año el día del libro (lease, se promociona este año) con la iniciativa “la palabra más bella”.

Marketing viral

No sé si serán sacacuartos o no, pero lo que está claro es que han dado un pelotazo con la iniciativa. El márketing viral ha funcionado a las mil maravillas, y la encuesta o sondeo o como se llame ha pasado desde los teletipos a la máquina del café de mi empresa, pasando por una infinidad de ecos en la blogosfera (Diario de un rocker -por cierto, es el comentario que me ha parecido más interesante-, Bicubic, Liberalia-X, ProcessBlack, Javi Moya, Isopixel… y muchos más).
Han conseguido que mucha gente conocida (incluido el presidente del Gobierno) hayan propuesto sus palabras, y el éxito ha sido de tal magnitud que ayer a eso de las 20:00 horas el servidor estaba caído (mostraba un mensaje en el que decían que estaban trabajando para aumentar la capacidad debido al aumento inesperado del tráfico web).
Yo creo que no me voy a sumar a la fiesta. En el fondo me parece una chorrada. Qué más da esperanza, basura, guajiro o tumba. Toda palabra es fondo y forma, significante y significado, y sin duda ninguna es nada sin su contexto. Lo que sí que me parece interesante es ver cómo determinadas iniciativas blandas (o no) adquieren, por no sé muy bien qué mecanismo, características propias de los virus, y se convierten en memes autorreplicantes con capacidad para llegar hasta los rincones más insospechados. Claro que, bien mirado, si yo supiese cómo funciona esto no estaría aquí, en esta oficina, sino jodidamente forrado. O no.


PD: Ahora que lo pienso, igual sí que participo en la fiesta. Isabel Cañelles, la directora del invento, parece que no está nada mal. Igual me animo a participar, y ya de paso, quién sabe, pues la invito a un café, o a un cine, o a algo de eso. El no ya lo tengo, como dice la madre de un amigo. ¿O no?

2 Comments

Deja un comentario