País de cobardes y matones

Mano sangrante

–Este país –le dijo a Reiter, que aquella tarde se convirtió, tal vez, en Archimboldi– ha intentado arrojar al abismo a varios países en nombre de la pureza y de la voluntad. Para mí, como usted comprenderá, la pureza y la voluntad son puro mariconeo.
Gracias a la pureza y a la voluntad nos hemos convertido todos, entiéndalo bien, todos, todos, en un país de cobardes y de matones, que al fin y al cabo son lo mismo. Ahora lloramos y nos afligimos y decimos ¡no lo sabíamos!, ¡lo ignorábamos!, ¡fueron los nazis!, ¡nosotros hubiéramos actuado de otra manera! Sabemos gemir. Sabemos provocar lástima y pena.
No nos importa que se burlen de nosotros, mientras nos compadezcan y nos perdonen. Ya habrá tiempo para que inauguremos un largo puente de amnesia. ¿Comprende usted lo que
quiero decir?

–Lo comprendo –dijo Archimboldi.

–Yo fui escritor –dijo el viejo.

2666
ROBERTO BOLAÑO

Gugleando

Mural de Martin Moreno¿Quién no se ha gugleado a sí mismo?. ¿Quién? Pues eso: que estaba gugleándome el otro día cuando, tras encontrarme con un Estudio de diseño y comunicación situado en Sevilla, con un renombrado escritor y periodista Mexicano (de nombre Francisco, eso sí), un Catedrático de Medicina Preventiva, un pintor de murales Chicanos en Tucson (el mural de la imagen es suyo) y, por supuesto, conmigo mismo, descubro, en la tercera página de resultados, una entrada que me llama la atención: “POESÍA MALDITA”.
“Coño” -pensé-, “vale que haya escrito algún poema que otro (en la revista Carmina, por ejemplo), pero tanto como poesía maldita”… Hago click en el enlace, por supuesto. Me encuentro de lleno en la página de Martín Moreno. Bueno, afortunadamente no soy yo (no me gustan las páginas de fondo negro con un título en serif verde oscuro y subtítulo azul, qué le vamos a hacer). Es otro Martín Moreno, un peruano que, según sus propias palabras, hizo su página web de puro loco.
Pues nada, tocayo, un saludo. Eso sí, me va a disculpar que no le lea los poemas, al menos mientras estén en verde sobre negro. Lo comprende, ¿verdad?

La imagen de España en Estados Unidos

Embajada de España en USALista de Cadius mediante, compruebo espantado la imagen que transmite España en Estados Unidos a través de la página web de la embajada española en Washington.
Y todo el horror no se percibe en la captura de pantalla: on-line es mucho peor, con sus gifs animados, su código estructurado en frames y basado (¡cómo no!) en tablas. Para tirarse de los pelos, oiga. Y una chapuza. Está hecha (aaaaaarrrgg) con Microsoft FrontPage 4.0, pero lo peor es que semejante desastre viene con créditos incluidos. O sea, que parece que están orgullosos de este desaguisado.
Y no es sólo cuestión de apariencia: basta con darse una vueltecita por la página para darse cuenta inmediatamente de que no hay nada de información realmente relevante, de que la que existe no está pensada para resultar útil a los usuarios, sino acomodada a la estructura burocrática de la embajada y que, por ejemplo (para rizar el rizo de lo absurdo) tan poca es la vocación de servicio al ciudadano que ¡el formulario de contacto devuelve un error de sendmail!

Para que la vergüenza patria sea más completa, en el mismo mensaje de la Lista Cadius se nos insta a comparar esta página de los horrores con las de otras embajadas europeas (Noruega, Suecia o Dinamarca…). Si es que es para que se nos caiga la cara de vergüenza, oiga.

El Mundo sigue noqueando a El País en Internet

googlefight Hoy he echado a pelear a El País y a El Mundo. Lo he hecho, como hace casi un año, utilizando una chorradita de herramienta, pero que no deja de ser curiosa: Googlefight.
Lo que hace es comparar, de forma gráfica y tras una divertida animación que simula un combate, los resultados que devuelve Google de cada una de las URLs puestas en comparación.
Está claro que la presencia o peso de un recurso en Google es un indicador a tener en cuenta, pero es sólo eso: un indicador más. El caso es que, como ya explicó Eduardo Manchón en 2003, no existen métodos ni organismos de medición de audiencias en Internet que ofrezcan garantías. Y esto viene a cuento de que El País se ha lanzado a proclamar a viento y marea su supuesto liderazgo en Internet, basado en los datos difundidos por el último Estudio General de Medios.

Pero es que este estudio está cojo porque, con independencia de lo extraño de alguno de sus resultados (en 2003 El País solo tenía 25.000 subscriptores, pero le asignó 1.079.000 visitantes únicos), lo cierto es que su principal competidor, El Mundo, no participa en el mismo.
No hay ningún estudio que ofrezca datos fiables y que incluya la versión digital de ambos diarios generalistas. Pero, a falta de datos que lo corroboren, yo tiendo a creer que la situación es, más o menos, la que se desprende de Googlefight: El Mundo duplica en presencia en Internet a El País.
Este último se recupera un poco desde que dejó de ser de pago (hace un año la proporción era de 3 a 1 a favor de El Mundo), pero desde luego sigue acusando el duro golpe que le supuso la desastrosa decisión de poner el candado a sus contenidos en Internet. No he investigado el asunto, pero capaz que el Grupo Prisa haya premiado con un ascenso al responsable de tamaño desaguisado.

¿Quiere la SGAE una televisión sin publicidad?

Vilgot SjomanHace unos días me llamó la atención una noticia que estaba seguro de que iba a despertar un vivo debate: la Justicia sueca había prohibido que se interrumpiesen con anuncios las películas en televisión. El Tribunal Supremo condenó a una cadena sueca por violar los derechos de autor, la propiedad intelectual, calidad y concepto artístico de las películas de los directores de cine Vilgot Sjöman (en la foto) y Claes Eriksson cuando interrumpió con publicidad la emisión de sus películas “Alfred” y <"El tiburón que sabía demasiado". Pero me equivoqué. No hubo debate: de hecho, no he leído casi nada al respecto.
No he leido nada por parte de los autores. La SGAE, por ejemplo, que es capaz incluso de violar el derecho a la intimidad colándose en una boda con tal de proteger “los derechos de autor” (lo que ellos entienden que son derechos de los autores, pero que el resto de la sociedad vive como un expolio, como un abuso), no he visto que haya celebrado esta noticia, que pone el derecho del autor de una película por encima de los muy poderosos intereses de las televisiones comerciales.
Igual es que no les interesa, claro: si las cadenas de televisión no pueden interrumpir las películas con publicidad, lo mismo deciden que no les conviene emitir cine. No será rentable. Y si no emiten cine… las sociedades de gestión no cobran. Uyuyuyuy… mal rollito, ¿no? “Mejor” -se habrán dicho- “nos olvidamos de los derechos de los autores, demasiado ocupados estamos cobrando el canon por CDs y reclamando más canon por tenencia de discos duros o líneas ADSL…”

Marea humana

atasco En Madrid no hay playa, pero todos los días se produce un gigantesco movimiento semejante a las mareas. Su origen, claro, no hay que buscarlo en la atracción gravitatoria de la Luna, sino en una organización arbitraria y desquiciada del entorno socio-urbanístico.
Todos los días, centenares de miles de personas se desplazan desde la periferia sur, donde viven, a la periferia norte, donde trabajan. Un enorme río humano subterráneo atraviesa el subsuelo de la ciudad, y es bombeado desde su corazón ferroviario, Atocha, hasta sus extremidades fabriles y de servicios.
Otra enorme marea se produce en la superficie, donde miríadas de automóviles se agolpan en las atrofiadas arterias que son las rondas de circunvalación.
En el norte de la ciudad se suceden sin solución de continuidad los “polígonos de excelencia”, que son como los polígonos industriales de toda la vida, pero más pijos, con menos humos y más encorbatados.
Entre ellos se sitúan verdaderas fortalezas, financieras o de las telecomunicaciones, pequeñas ciudades feudales casi autosuficientes, donde puedes encontrar comida tailandesa o peruana, centros comerciales exclusivos, su propia flota de transporte, su “policía privada”… pero sobre todo, miles de trabajadores que han sido arrancados de su anterior entorno, la ciudad, donde conseguían integrar su vida profesional y personal.
Ahora Madrid está surcada por esta transhumancia cotidiana que es sístole y diástole que nos da vida, pero también el repiqueteo rítmico en las sienes de nuestra locura.

Ha nacido un blogger

Gustavo Montes Lo bueno, si inesperado, te deja con las patas colgando. Bueno, no sé si es así, ni me importa, porque creo que sí que expresa lo que siento ante el blog de Gustavo Montes. No puedo dejar de leerlo, por supuesto está en mi lista de feeds, y cada día me acerco a la pantalla del portátil con la esperanza de encontrar una nueva entrada de Gustavo.
No hace ni un mes que empezó en esto, es un recién llegado, pero, IMHO, para mi es ya un maestro. Él, que es dramaturgo y también periodista, ha captado como nadie la cadencia y el ritmo necesario para esta nueva forma de expresión: su blog.
Todo empezó no hace ni un mes. Yo le había hablado de m4rt1n.com, mi nuevo blog, donde había publicado una nota sobre su participación en la VI Maratón de Monólogos, y el me contestó con una pregunta: ¿Cómo podría yo tener una así?. Yo, cómo no, le dije: no te preocupes, y en menos de un día le había montado gustavo.ekiry.com sobre Dotclear y el theme Promenade. Era 2 de abril. Lo que parecía ser un regalo por mi parte, ha resultado ser una bendición (en el sentido literal del término), porque desde entonces Gustavo me descubre, por si se me había olvidado, lo poco que sé sobre según qué tema.
Y es que, al igual que Luis Caro en su momento fue quien me prestó su mirada para así poder ver en la pintura lo que antes no había intuido, es ahora Gustavo el que con sus textos me cede su aguda visión para percibir lo que antes ni podía sospechar en el teatro.
Imprescindible.

La hora del diablo

la hora del diablo

[El diablo]—Es la ley de la vida, señora mía. El cuerpo vive porque se desintegra, sin desintegrarse demasiado. Si no se desintegrara segundo a segundo, sería un mineral. El alma vive porque es perpetuamente tentada, aunque resista. Todo vive porque se opone a algo. Yo soy aquello a lo que todo se opone. Pero, si yo no existiera, nada existiría, porque no habría nada a que oponerse, como la paloma de mi discípulo Kant, que, volando al aire libre, juzga que podría volar mejor en el vacío.
—La música, la luz de la luna y los sueños son mis armas mágicas. Mas por música no debe entenderse sólo aquella que se toca, sino también aquella que queda eternamente por tocar. Y por luz de luna no debe suponerse que se habla sólo de lo que viene de la luna y torna los árboles en grandes perfiles; hay otra luz de luna, que ni el propio sol excluye, y oscurece en pleno día lo que las cosas fingen ser. Sólo los sueños son siempre lo que son. Es el lado de nosotros en que nacemos y en que somos siempre naturales y nuestros.
La hora del Diablo
FERNANDO PESSOA

Carmina, en formato digital y bajo licencia Creative Commons

Carmina, textos para una lectura La revista Carmina, en la que Lauro Gandul y Olga Duarte han reunido poemas inéditos de Vicente Núñez, Antonio Medina de Haro, Alberto Sanjuan, Roberto Álamo y otros autores, agotó su edición casi al momento de editarse.
Ahora, gracias a la generosidad de los editores, facilito desde aquí una copia (eso sí, de baja calidad, nada comparable al original impreso, que tenía una cuidadísima edición y un tamaño de 297 × 420 mm) en formato pdf.
Si se quiere un facsímil del original, siempre se puede solicitar a los editores a través, por ejemplo, del formulario de contacto de este blog.

Esta copia (sin perjuicio de los derechos de autor de cada uno de los respectivos autores que participan en esta obra colectiva) se ofrece bajo una licencia Creative Commons que permite su redistribución siempre que no sea para fines comerciales.

Se puede descargar desde aquí:

Nuevo plugin Menéame para Dotclear

MeneameYo había visto por aquí y por allá blogs que tenían un enlace Menéame, que permitía al visitante proponer el artículo visualizado a este servicio tan en boga últimamente (ya ha tenido más de 3 millones de visitas en menos de 5 meses de vida). Pero no encontraba la forma de hacerlo con el CMS que utilizo, Dotclear.
Sí vi que había disponible un plugin, dcdiggLikeIt 1.0 (desarrollado por Tibo) que permitía el envío de enlaces a servicios como Digg y a diversos clones franceses de este servicio (Fuzz.fr, scoopeo.com, tapemoi.com, etc).

Además, como cuenta Tibo en su blog, toda esta profusión de sitios franceses para promocionar artículos que nos parezcan interesantes están basados, curiosamente, en Menéame, que es un software libre español, desarrollado por Ricardo Galli.
Por tanto, y con la escasa capacidad neuronal que me queda libre para estos menesteres (y para cualesquiera otros), sumé dos y dos y me dije: ¡ya está! Si este plugin funciona con servicios que están basados en Menéame, pues tampoco debe ser tan difícil adaptarlo para que funcione con el original.
Y dicho y hecho. Me puse manos a la obra, y ya está disponible y funcionando este plugin Menéame para Dotclear. Lo podéis descargar de aquí:

Bueno, y ya que estábamos, conservamos también las funciones para añadir sitios a Del.icio.us y a Technorati. Para que funcione el plugin, basta con llamar a las funciones: dcSubmitToMeneame(), dcSubmitToDelicious() y dcSubmitToTechnorati() desde cualquier lugar dentro del fichero post.php


NOTA: Desgraciadamente, en una de las migraciones de m4rt1n.com (dominio que perdí hace tiempo, y en el que originalmente se publicó este artículo), perdí este plugin para siempre. El plugin de Tibo en el que me basé también ha desaparecido de la red, con lo que lo considero irrecuperable. Aún quedan rastros en los archivos de plugins de dotclear de su existencia, pero nada más.