Conducción temeraria

Conducción Temeraria
Alcalá de Guadaira, mi pueblo, ha sido noticia este fin de semana por un hecho tan chusco como llamativo: el delegado de Hacienda del Ayuntamiento, Ángel Martínez Alfaro, ha tenido que dimitir al descubrirse que llevaba años conduciendo sin estar en posesión del carnet de conducir (vía El blog de Alcalá de Guadaira).

Lo llamativo del caso ha hecho que trascienda con mucho al ámbito municipal: resulta que el encargado de cobrar (a veces por vía ejecutiva) las multas de tráfico incumplía él mismo de forma flagrante la legislación, y llevaba años conduciendo sin carnet. Por supuesto, el cachondeo está servido en el pueblo. Incluso hay quien ha recordado (en el foro de e-Alcalá) que recientemente Alcalá fue sede de los cursos y pruebas de Técnica de Conducción Temeraria organizados por las Autoescuelas de Sevilla. Ahora -dicen con guasa- todo se explica.
Bromas aparte, lo cierto es que nunca me hubiera imaginado esto. Yo conozco a Ángel y, pese a las diferencias que pudiera haber entre nosotros, siempre me había parecido un tipo sensato y trabajador. Lo de trabajador lo sigo manteniendo, pero sensato a la vista está que no lo es. No alcanzo a imaginar qué es lo que le ha llevado a una conducta tan irresponsable, que si en un particular es digna de censura (y de sanción), en un cargo público sencillamente no tiene nombre.
Lo que ha conseguido, aparte de regocijar a sus enemigos -que no son pocos- es echar por tierra el esfuerzo de años en intentar enderezar un poco la imagen de Alcalá. Ha bastado un e-mail a varios medios de comunicación para que Alcalá tenga en sólo unos días más relevancia en los medios, y de forma negativa, de lo que haya conseguido el equipo de Gobierno en todo su mandato con costosas campañas de imagen.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: