Ulises

Ulises-Teatro HurgenteEstuve viendo recientemente la primera pieza de la segunda trilogía del “Teatro Hurgente”. Al igual que la primera trilogía, se ha representado en la madrileña sala Janagah. “Ulises”, que así se llama esta obra en clara pero irónica referencia homérica, inicia así un nuevo ciclo, tras “Dos Obreros”, el desgarrador “Ojos” (estas dos no las comenté en martinalia.com, pero me parecieron magníficas) y “El Bus”.

Esta nueva obra, como todo el Teatro Hurgente, tiene su origen en un acontecimiento real aparecido en los medios de comunicación. Pese a lo heterogéneo de las fuentes, con el tiempo todas las piezas han ido adquiriendo (o eso me parece a mi) un claro “aspecto familiar”. Como ya comenté anteriormente, el resultado, en su conjunto, es espectacular en su sencillez. No hay nada de artificial en unos textos claros, medidos y precisos, ni en la interpretación sincera de los alumnos de la escuela de teatro Janagah.

“Ulises” recuerda obviamente, incluso en el título, al mito homérico, pero Gustavo Montes, el autor, nos presenta a un Ulises contemporáneo, viejo, casi ciego, fugado de un hospital público, que ansía regresar a casa.

La obra gira ostensiblemente en torno a una canción, “Con el alma despierta”, compuesta especialmente para la obra, y que acaba creando una sugerente atmósfera en torno al protagonista perdido enmedio de un vertedero y con la única ayuda posible de una loca, de una mendiga. Un universo descarnado, hiriente, sacado de la realidad en forma de noticia y devuelto a ella como un boomerang en formato literario.

Deja un comentario