¿Está el futuro en el flash?

Jean François FogelSiguiendo con mi manía o superstición de leer hoy siempre la noticia de ayer (o la de hace uno o varios meses…), he asistido hoy (en diferido, por supuesto) a la conferencia que dio el consejero internacional de Le Monde Jean François Fogel en el VI Congreso Nacional de Periodismo Digital que se celebró el pasado enero en Huesca.

En términos generales fue una conferencia interesante y bien fundada, que, basándose en la experiencia acumulada durante 10 años por la versión en internet del diario francés Le Monde, llegó sin embargo a una conclusión que a mi me dejó bastante desconcertado: “el futuro de la información en internet -dijo Fogel- está en el Flash”.

Claro que yo no soy nadie para enmendarle la plana a Fogel, que entre sus muchos méritos cuenta con haber llevado a la versión en Internet de Le Monde al liderazgo dentro del panorama informativo francófono, y, lo que no es menos importante, a la rentabilidad. Le Monde Internet da dinero mientras que su homónimo en papel pierde difusión y está en números rojos (como le sucede, por otra parte, a toda la prensa francesa, sumida en una crisis sin precedentes).

Pero creo que, en esta ocasión, el consultor francés ha patinado. Él mismo reconoce que es un profesional del periodismo impreso, que por azares de la vida ha acabado pilotando un medio digital. Y creo que es esa condición la que determina su percepción.

Yo todavía recuerdo cómo cuando me tocó en 2000 liderar un proyecto que consistía en el diseño de un “portal ciudadano” (así de pretenciosamente se le llamaba a lo que no era más que un periódico digital, eso sí, con todos los “servicios interactivos” que por aquél entonces se consideraban imprescindibles), todavía recuerdo, digo, que el principal encontronazo fue con el “departamento gráfico”. Básicamente, con su directora, una encantadora joven que había sido abducida por la secta del Photoshop, y a la que la velocidad de descarga y la facilidad de manejo (entonces todavía no habíamos aprendido a hablar de “usabilidad”) le parecían chorradas de tecnólogos y gurús con los pies muy por encima del suelo: “mira -me dijo una vez- si la home page no es absolutamente impactante, el cliente se va a la competencia, que está a un solo click”. Se vé que leía las revistas de moda.

Multimedia

Yo hice lo que pude, pero no fue suficiente para evitar una página web muy recargada, confusa y de dificil manejo. Aunque todavía quedan muchos ejemplos lamentables como el que describo, algunos pertencientes a empresas de considerable tamaño, lo cierto es que poco a poco se ha ido corrigiendo la tendencia, y aunque se abusa del uso de tablas como elemento de estructuración (una barbaridad como otra cualquiera), lo cierto es que se ha vigilado cada vez más que el peso total de las páginas no sea excesivo.

Pero precisamente por aquella época se comenzó a utilizar de forma notoria el formato Flash, propiedad de Macromedia. El motivo por el que se expandió es exactamente el mismo que esgrimía mi encantadora directora gráfica: la espectacularidad, atrapar la atención del visitante “con una animación multimedia que integra gráfico, audio y vídeo en una experiencia de usuario única”. Durante aquellos años hubo quien vaticinó, como Fogel ahora, que el formato Flash iba a sustituir al HTML como componente básico de la interred. De hecho, se construyeron bastantes sitios webs realizados íntegramente en Flash, es decir, invisibles para aquellos navegadores que no tuviesen instalado el plugin de Macromedia.

Pero el mayor problema para los devotos del diseño gráfico vino por otro lado. Y es que, paralelamente y a despecho de la economía del impacto visual y del pelotazo económico, desde 1997-98 estaba naciendo en la Universidad de Stanford, sin que nadie entonces lo pudiera sospechar, el que será, hasta nuestros días, el actor dominante de la interred: Google. Todavía en 2000 tuve que “evangelizar” en reuniones de alta dirección sobre la absoluta centralidad de este buscador, radicalmente distinto a todo lo conocido hasta entonces.

Google

¿Y por qué Google jugó contra Flash y la espectacularidad gráfica? A estas alturas de la película ya todo el mundo lo sabe: a Google le gustan las páginas sencillas, con un HTML bien formado y, sobre todo, NO ENTIENDE (o entendía) LOS FORMATOS GRÁFICOS. Así que una empresa se podía encontrar con un website magnífico, espectacularmente realizado en Flash, pero que sencillamente no existía en Internet porque no aparecía en los listados de Google. Demoledor.

Así que venir hoy a decir que el futuro del periodismo en Internet pasa por el formato propietario de Flash… no sé. Creo que se equivoca. A lo que estamos asistiendo es al nacimiento de la web semántica, que incide aún más si cabe en la separación de forma y contenido. Sin duda, crecerá el uso de contenidos multimedia (por cierto, ¿por qué propietarios?: yo le auguro el protagonismo futuro al formato vectorial SVG, libre y gratuito, frente al propietario de Flash). También crecerá, ya está creciendo espectacularmente, el uso de imagen, audio y vídeo. Pero todo ello convenientemente marcado, dotado de semántica, porque si no, sencillamente, no existirá. Y es que, nos pongamos como nos pongamos, no hay nada que pueda hacerle sombra al lenguaje estructurado.

Deja un comentario