Sistema de Gestión de Estilos

gestor-estilos
Estoy atareado estos días migrando martinalia.com de la versión 1.7.2 de SPIP a la 1.8.1, e inevitablemente he caído en la tentación de remodelar la organización y la apariencia del sitio. Todavía sólo se puede ver en mi localhost, pero espero que pronto esté subido al servidor. Aunque esta página ya nació (el pasado día 20 de abril cumplimos un año, y yo sin celebrarlo…) con un diseño de capas controlado desde hojas de estilo, lo cierto es que no cumplía totalmente con los estándares, entre otras cosas porque SPIP, que tenía otras muchas ventajas, no facilitaba esta labor.
Pero una de las agradables novedades es que ahora sí genera un código (o eso dicen… ya veremos) que cumple con las especificaciones de la W3C. Así que mi intención es conseguir una perfecta (o casi) separación entre el motor de contenidos, los contenidos propiamente dichos y, finalmente, los estilos.

De hecho, mi idea es generar una gama de estilos entre los cuales cada uno pueda elegir el que más le apetezca. E incluso, por supuesto, que utilice un estilo definido por él mismo, si le apetece. Sobre la potencialidad de las hojas de estilo se puede aprender mucho, y de un solo vistazo, en sitios como Zen Garden. Yo, que no soy muy dado a los ejercicios estilísticos, no aprovecharé más que una ínfima parte de ese potencial, pero tengo claro que, cada vez más, junto a una adecuada política de Gestión de Contenidos habrá que implementar, y al mismo nivel de prioridades, una política de Gestión de Estilos.
El diseño basado en CSS tiene una aún pequeña pero enfervorizada tribu de defensores, que todavía no han conseguido penetrar el espeso muro de la empresa (y mucho menos de la gran empresa) española, pero se está en ello. Tardarán más o tardarán menos, pero es sólo cuestión de tiempo que los negocios comprendan las ventajas que reporta diseñar con estilo. Quedarán atrás los días de “no importa que no cumpla los estándares, nosotros optimizamos para IE 5.5”, que era algo así como si un fabricante de automóviles dijese “no importa que no lleve faros, nosotros fabricamos automóviles sólo para conducción diurna”.
Y quedarán atrás también porque generar código descuidado, poco respetuoso con los estándares, repercute negativamente de forma global en el producto: aumenta su propensión a fallos y, por tanto, hace descender peligrosamente su calidad y crea una mala experiencia de usuario. Todo esto sin mencionar siquiera los insuperables problemas de accesibilidad y usabilidad que comporta.
En fin, que está cantado que el mundo empresarial acabará abrazando, más temprano que tarde, esta saludable moda. Esto quiere decir, entre otras cosas, que se abre por delante una interesante oportunidad de negocio, porque en el momento en el que se generalice la práctica de gestionar la presentación a través de CSS, sin tocar para nada el código fuente, habrá también una demanda importante de herramientas que automaticen de alguna manera su aplicación, on-line y sin conocimientos técnicos específicos, a los sitios webs empresariales. Herramientas que a la capa de presentación sean lo que los CMS al contenido (no se llamarán SMS, de Style Management Sistem, por razones obvias: se admiten sugerencias).

Asalto a las estanterías

Piratería inversaMientras en España andamos indignados con el Plan Antipiratería del Gobierno o la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual, y mientras en EEUU una reforma legal puede deparar más cárcel para quien piratee una película que para quien realice abusos sexuales, en Francia una nueva hornada de activistas han salido de Internet para asaltar con productos sin copyright los canales de distribución comerciales: es el “Don A l’Etalage”, o “regalo en la estantería”.
El mayor representante de este movimiento es el músico E.M. Fuzzkhan, impulsor del proyecto Bricomusik, que desde febrero de este año ha protagonizado, junto con simpatizantes del “asalto a las estanterías”, un par de “Don a l’Étalage”: uno en París, el 24 de febrero, y otro en Lille, el 12 de marzo. Pero ¿de qué se trata exactamente?

Como explica el propio Fuzzkhan, el “Don a l’Étalage” consiste en depositar objetos gratuitos (discos, libros, vídeos…) en las estanterías de los centros comerciales sin su autorización. El único requisito indispensable es que estos objetos lleven bien visible la etiqueta de “Gratuito”. Según Fuzzkhan, “así se aprovecha la gran concurrencia de los templos de la cultura como la FNAC para tener acceso a la gente fuera de las redes habituales; esto abre nuevas perspectivas de difusión y aporta una visión diferente sobre la cuestión de los derechos de autor, ya que entramos en el campo de las obras gratuitas y en el copyleft”.
Realmente, este tipo de experiencias comenzaron en 2003 en Francia (de la mano del propio Fuzzkhan) y tienen precedentes en EEUU, donde surgió en 2000 el proyecto Droplift, que hoy parece inactivo. Pero es en este primer semestre de 2005 cuando con más fuerza se está desarrollando, al amparo del cada vez más estruendoso debate sobre propiedad intelectual y redes P2P. Otro de los actores destacado del movimiento es la Fundación Babybrul, que ha llegado incluso a elaborar un Manifiesto contra la cultura (entendida la cultura como el entramado de subvenciones estatales y los intereses de la gran industria editorial y fonográfica).
Con independencia de la suerte que pueda correr este movimiento, yo le veo de antemano dos ventajas. La primera afecta exclusivamente a Fuzzkhan, y es que, al margen de los circuitos y de la industria, se ha hecho una fenomenal campaña de márketing: su obra se conoce precisamente por su activismo. La segunda es más genérica, y por tanto puede ser extrapolable: llevando las obras sin copyright o copyleft de Internet a las estanterías de los centros comerciales, están llevando un debate que hoy se da exclusivamente en Internet al mundo real.
Y esto es importante. Porque, pese a la sensación que se pueda tener en la blogosfera, este es un debate que fuera de un reducido círculo de usuarios intensivos de Internet, no existe. Y ello, pese a la iniciativa y la altura intelectual de gentes como David Bravo o Carlos Sánchez Almeida, que están haciendo lo indecible para que la gente de a pié no se deje confundir por la propaganda que intenta convertir en “pirata” a todo aquel que, simplemente, ejerza su derecho de acceso a la cultura.

El predominio absoluto de usuarios brasileños en Orkut desata reacciones xenófobas

Orkut“A equipe do orkut tem o prazer de anunciar que a interface de usuário do orkut.com está agora disponível em outro idioma – português!” Así anunciaba Orkut a principios de este mes lo que no podía ser de otro modo.
Desde que el 24 de junio de 2004 los brasileños superasen por primera vez a los norteamericanos en la red social de Google, su ascenso ha sido imparable, hasta situarse en la actualidad en un casi monopolístico 67,84 por ciento. Si con estos porcentajes no se traduce el servicio al portugués, apaga y vámonos.

La verdad es que no sé por qué me ha dado por entrar, casi un año después, en Orkut. Será que, tras leer incansablemente sobre el último grito en la interred, las gentonomías o las taxonomías sociales, mientras casi todos estamos enredando con Flickr o con del.icio.us o instalándonos alguna extensión de Firefox para agregar nuestros “feeds” favoritos, mientras todo esto sucede, digo yo que me habré puesto melancólico.

Habré pensado: “¿qué será de esas redes sociales que eran lo último, o lo definitivo, o lo más cool, y que tanto hace que no oigo hablar de ellas?”. Así que, ni corto ni perezoso, he entrado en Orkut (no sin dificultad, porque no recordaba el password, qué le vamos a hacer) y me he encontrado con la sorpresa brasilera. Y con la reacción patriótica norteamericana también, que todo hay que decirlo. Junto al predominio absoluto de grupos brasileños, la ubicuidad de la lengua portuguesa y el inconfundible aroma carioca que Orkut indiscutiblemente tiene, hay también, como si del último pueblo de la Galia se tratara, un pequeño pero aguerrido grupo de resistentes norteamericanos.

Grupos como “Too many Brazilians on orkut” , “WTF a crazy brasilian invasion” o el más escueto pero contundente “Anti-Brasil” están ahí para recordarnos lo que Orkut fue y nunca debió dejar de ser (según ellos, claro). “Orkut es -dice uno de ellos- un servicio internacional, y como tal, debe hablarse en inglés: el inglés es un idioma internacional, el portugués NO”. Y se queda tan pancho. Otro, más moderado, se queja sólo de las intromisiones: “yo comprendo que tengan sus grupos en portugués, pero lo que no entiendo es que entren en foros genéricos y escriban en portugués, eso es señal de mala educación”. Y que lo digas.

Incredulidad

La mayor parte de los norteamericanos que quedan, algo más del 8 por ciento, asisten incrédulos al espectáculo. No están acostumbrados a ser minoría (¿para eso inventamos internet?, se preguntarán algunos). Las especulaciones sobre el fenómeno suelen derivar hacia la pseudosociología: “el fenómeno está claro -dice un californiano-: yo invité a un brasileño que conocía, y este a su vez invitó en poco tiempo a 467 brasileños más; así no hay quien los pare”.
Otro usuario norteamericano, aficionado a las taxonomías, afirma tajante: “Orkut = brasileros; LiveJournal = blancos; Xanga = asiáticos”. Con este panorama, sombrío, otro de ellos apostilla: “No sólo tenemos sobre el suelo de nuestro país la invasión de los hispanos, sino que además tenemos la invasión de los brasileros en internet”. ¡Estos bárbaros!

Red de Semillas

semillas
A través de Adolfo Estalella, en El País (para qué lo voy a enlazar si, total, es de pago), tengo noticia de una iniciativa más que interesante, que intenta conjugar el espíritu del Software Libre con el movimiento conservacionista del medio ambiente. Son Red de Semillas, unos “ecohacktivistas” que se presentan a sí mismos como “una alianza entre pequeños agricultores, ecológicos y tradicionales, técnicos y toda persona implicada en la conservación de nuestras semillas”.

Como cuenta metafóricamente Vicente J. Ruiz Jurado en “Un pequeño relato sobre Ecohacktivismo”, el objetivo de “Red de Semillas” es preservar las semillas autóctonas y recuperar la soberanía alimentaria y la libertad de los pueblos.

Según este mismo relato, “usando Internet se coordinan y comparten experiencias. Las técnicas de autoproducción de las semillas, para que no caigan en el olvido, se publican con licencias copyleft que permiten su libre difusión. Esto permite que se pongan en práctica por todo el mundo, a la vez que se mejoran con comentarios, experiencias y con técnicas cada vez más novedosas pero esta vez controladas por el pueblo”.

La verdad es que la comparación entre el “código libre” del software y el “código libre” genético de las semillas tradicionales es muy sugerente. Tanto en un caso como en el otro, el contraataque contra el abuso monopolístico de las grandes corporaciones surge de redes descentralizadas que actúan, en principio, fuera del mercado. Su motivación principal no es económica.

Pero eso no quiere decir, en absoluto, que no tenga un valor ni una trascendencia económica. En los dos casos, la preservación y ampliación de la “biodiversidad” son factores esenciales para mantener la libertad y la libre iniciativa necesarias para el desarrollo, y su trascendencia económica resulta estratégica (ningún país, ni siquiera una empresa, pueden estar en manos de un monopolio al que no controlan).

Gestión de Símbolos y reescritura de la historia

Símbolo chino para "historia"Entre los dos grandes gigantes económicos de Oriente, China (en ascenso imparable) y Japón (en lento pero continuado declive), se está desarrollando una guerra que de momento (y esperemos que no vaya a más) es tan sólo simbólica.
En el momento en que esto escribo, China reconoce que vive “la mayor crisis” con Japón desde que ambos restablecieron relaciones en 1972. El motivo aparente de tanta tensión es la modificación de unos libros de texto japoneses en los que se minimizan las atrocidades cometidas por el ejército japonés en China durante la II Guerra Mundial. Claro está que esta aparente batalla sobre los textos de historia lo que intenta es realinear a nivel simbólico una realidad que ya se se ha realineado económica, social y políticamente, con fortísimos cambios a lo largo de la última década.

Prueba de ello es que de nada ha servido el ofrecimiento del ministro japonés de Asuntos Exteriores, Nobutaka Machimura, que el pasado domingo ofreció a su homólogo chino, Li Zhaoxing, crear una comisión bilateral de expertos que reescriba las crónicas históricas sobre las que hay divergencias (El Pais €).
Y es que en realidad este tipo de conflicto aflora siempre que está en juego la balanza de poder. China necesita una ideología que la cohesione (el nacionalismo) tanto como meter en cintura a su vecino y competidor (está en juego la supremacía en la zona: nada de un puesto permanente en el Consejo de Seguridad de la ONU para Japón, por tanto).
En Japón, por su parte, la derecha achaca todos los males del país (estancamiento e incluso declive económico, delincuencia con crecimiento exponencial, pérdida de valores tradicionales en la juventud…) a la pérdida del orgullo nacional, al “sentimiento masoquista” que según ellos les insufló Estados Unidos tras la derrota en la II Guerra Mundial. Tanto es así, que un grupo de profesores universitarios y políticos de derecha se han agrupado en la llamada “Sociedad para la Reforma de los Libros de Historia”, que es la promotora del revisionismo histórico que ha dado origen al conflicto (no sólo con China, sino también con las dos Coreas) y que según ellos es lo único que puede sacar al Japón del abatimiento.

Animal simbólico

Este enfrentamiento simbólico bajo el que soterradamente se está desarrollando un verdadero pulso por el poder en Extremo Oriente no es en absoluto privativo de las refinadas culturas asiáticas. En realidad es un fenómeno universal. En antropología se define con frecuencia al ser humano como “animal simbólico”, no sólo por nuestra capacidad de utilizar símbolos, sino por nuestra absoluta NECESIDAD de utilizarlos al relacionarnos con la realidad. Somos capaces de dotar de significado a absolutamente cualquier cosa. Y eso incluye no sólo a los hechos que nos son contemporáneos, sino también a la historia. Estamos contínuamente dando significado (y cargando emotivamente) a los acontecimientos históricos.
Y esto, que siempre ocurre, resulta especialmente visible cuando hay algún desplazamiento importante en la balanza del poder. Así sucede entre Japón y China, pero también, a mucha menor escala, sucede en España, donde últimamente ha habido un movimiento incesante para intentar reescribir no sólo la triste historia reciente (el inefable atentado del 11-M), sino incluso la historia ya algo más lejana de la primera mitad del siglo XX (hay quien incluso intenta modificar, a modo de justificación, la cronología de la Guerra Civil española).
Posiblemente, tanto en Japón, como en China, como en España, las aguas vuelvan a su cauce. No es bueno para los dos países asiáticos llevar muy lejos sus diferencias, puesto que sus economías dependen demasiado estrechamente la una de la otra (China ya sucedió a EE.UU. como principal socio comercial de Japón) como para echarlo todo por la borda. Tampoco es bueno (sería dramático) que en España se abandone el consenso básico para la convivencia que nos ha permitido convertirnos en un país libre y próspero. Y ello a pesar de nuestra historia (se pinte como se pinte).

Gestores de contenido Open Source

OSCOMHace ya tiempo que comentábamos aquí que las empresas tienen actualmente a su disposición un amplio abanico de software Open Source de primera calidad, con una amplísima cantidad de desarrolladores, con su código abierto y modificable en función de las necesidades. Tanto las grandes corporaciones como las pequeñas empresas pueden recurrir con toda garantía a un amplio abanico de sistemas de Gestión de Contenidos sin coste de adquisición: tan sólo habrán de invertir en su adaptación e instalación.
A continuación reseñamos algunos de estos CMS, entresacados del directorio de la OSCOM (Open Source Content Management):

Sistemas de Gestión de Contenidos Open Source
CMS

Caracter ística
Comentarios
– PHP
y MySQL/PostgreSQL/SQL Server…
– Artículos, categorías, encuestas, foros, wiki,
weblog
– Interfaz personalizable
– Escalable (módulos)
– Motor de búsqueda
Una de sus más destacables características es la versatilidad: puede configurarse lo mismo como CMS de un portal que como weblog, wiki, foro… esto le convierte en una plataforma de gestión de contenidos bastante potente.
– PHP

– Todas las funciones habituales.
– Modalidades: eCommerce, intranet, galeria fotográfica,
foros, weblog, portal de noticias, portal corporativo
– Soporta PDF, WebDAV, LDAP, Unicode…
Su característica más notable es su novedoso modelo de contenidos, totalmente personalizable y extensible.
– PHP
y MySQL
– Editor WYSIWYG
– Interfaz personalizable

– Escalable (módulos y componentes)
– Gestión deanuncios
– Motor de búsqueda

Uno de los CMS más extendidos, bastante completo y fácil de utilizar.
– PHP
– Todas las funciones habituales.

– Editor WYSIWYG
– Conserva las versiones antiguas de los artículos
– Interfaz personalizable
– Escalable (módulos y componentes)
– Sistema interno de publicación.
– Soporta Unicode

Midgard CMS es un flexible y estable Gestor de Contenidos Open Source. De origen finlandés, está desarrollado sobre el popular mix LAMP (Linux, Apache, MySQL y PHP).
– PHP
y MySQL

– Artículos, categorías, comentarios, encuestas
– Sistema de módulos y de bloques)
– Motor de búsqueda

Uno de los más veteranos CMS en PHP, está muy extendido, pero, eso sí, destaca sobre todo por su poca flexibilidad. Está siendo reemplazado paulatinamente por postNuke
– Python/Zope
– XHTML y CSS estándar
– Escalable (add-ons y scripts)
– Motor de búsqueda

– Interfaz personalizable

Conviene no perderlo de vista: desarrollado con Zope (el mejor framework Open Source para CMS que existe), es fácil de instalar y de utilizar, y promete convertirse en toda una referencia. De momento esta limitado por la falta de suficientes servidores con Python.
– Perl
y MySQL

– Artículos, categorias, comentarios, encuestas
– Interfaz personalizable (plantillas y modelos)
– Escalable (mediante plugins)
– Motor de búsqueda

Originalmente era el CMS utilizado por el famoso
Slashdot.com.

– PHP3
y MySQL
– Artículos, breves, secciones, foros, estadísticas
– Interfaz personalizable
– Escalable (a través de un sistema propio: los “bucles”)

– Motor de búsqueda
– Sistema de corrección ortográfica

Es el Gestor de Contenidos que utiliza martinalia.com. De origen francés, permite gestionar de forma muy sencilla y fiable desde sitios web sencillos (como el mío) hasta portales muy complejos.
– PHP
y MySQL+AdoDB/PEAR::DB

– Artículos, categorías, newsletter
– escalable
– XHTML y CSS estándar
– Editor WYSIWYG
– Asistentes
– Importación de documentos Word

– Motor de búsqueda
– Interfaz personalizable
– Conserva versiones antiguas de los artículos

Un sistema de Gestión de Contenidos Open Source muy adaptado a las necesidades empresariales (tanto para webs corporativas como para intranets). Algo complejo de administrar, pero merece la pena.

– PHP
– Todas las funciones habituales. .
– Escalable (módulos)
– Motor de búsqueda
– Interfaz personalizable (plantillas)

Orientado a objetos, como eZ Publish.

Cómo no equivocarse de Gestor de Contenidos

Content Management SystemRaro es encontrar una empresa que esté satisfecha con el software de Gestión de contenidos que adquirió. Las quejas, ademas, se parecen bastante: “no se adecúa a las necesidades de la empresa”; “no tiene flexibilidad ninguna”; es extremadamente difícil -o costoso- realizar cambios”; “demasiado caro para las prestaciones que ofrece”, etcétera, etcétera.

El origen de esta insatisfacción se encuentra, a menudo, en que la selección del software de Gestión de Contenidos se centró demasiado en los “requisitos funcionales”, pero olvidando las necesidades reales y específicas de la empresa.

Las empresas, desde hace mucho tiempo, se han centrado en los RFP donde se detallan una serie de requerimientos funcionales que, teóricamente, deben cubrir las necesidades de la organización. Por ejemplo: workflow integrado, características del sistema de publicación, etcétera.

Pero, por seguir con el ejemplo, puede ser que un producto que cumpla estos requerimientos (un excelente workflow integrado, por ejemplo) necesite, para su pleno aprovechamiento, dedicarle mucho tiempo/dinero en programación para que realmente se adapte a las necesidades específicas de la empresa. Y si estos recursos en tiempo/dinero no están disponibles, el proyecto de implantación de un CMS inevitablemente fallará.

Por ello, a veces es más práctico ir directamente al grano y definir claramente, desde el principio, cuáles son las necesidades concretas que debemos cubrir. Y en un CMS, las capacidades de administración que debe incluir son, al menos:

  • Gestión de usuarios
  • Creación y edición simple del workflow
  • Reestructuración del sitio web
  • Modificación de plantillas

Y todo esto a través de una interfaz de usuario extremadamente sencilla y amigable. Si se necesita recurrir a la programación para hacer alguno de estos cambios, está claro que en el equipo que administre el sistema de Gestión de Contenidos debe haber perfiles adecuados para realizarlo.

En las RFP estas necesidades deben expresarse de forma clara y nada retórica, evitando en la medida de lo posible el lenguaje técnico. Es deseable, además, acompañarlo de la descripción de algún escenario práctico donde se detalle cuál va a ser el uso real en su contexto real del software que pretendemos adquirir. Los proveedores deben saber qué es lo que esperamos de su software, y debemos preguntarles no sólo lo que hace su CMS, sino también como lo hace. Para que luego no haya “sorpresas”.

Phishing: España es el séptimo país más afectado del mundo (EEUU, el primero)

phishingSegún el “Internet Security Intelligence Briefing”, de VeriSign y otros estudios, los ataques de phishing se lanzan principalmente desde 37 países. España ocupa el séptimo puesto en el ranking de países atacados y USA el primero con el 44% de los ataques.
Según S21sec, en España el Phishing seguirá aumentando debido a la mejora continua de la calidad y técnica de los ataques. Además, la tendencia apunta hacia un aumento del público objetivo de estos ataques para alcanzar así a organizaciones más pequeñas y menos protegidas e incluso a entidades no financieras.

El daño que se produce tanto a consumidores como a entidades, es importante, y entre otros, encontramos: robo de identidad, pérdidas financieras, fraude en tarjetas de crédito e impacto en la imagen de marca, lo que provoca la pérdida de confianza del consumidor en la entidad y en el uso de servicios a través de Internet.
En estos casos es importante el descubrimiento temprano del ataque de Phishing, incluso antes de que tenga lugar y el servicio de respuesta se activa cuando se ha producido el ataque. Según S21sec, durante la realización de sus servicios Antiphishing se ha detectado y localizado a personas, organizaciones o foros que negocian con la información conseguida a través de ataques de Phishing; en la actualidad incluso parecen existir en el mercado tarifas de precios establecidos para el tráfico con información robada por estos procedimientos.

Buzones trampa

Para la detección se utilizan motores que monitorizan múltiples foros, chat, y que revisan múltiples fuentes de spam y correo, y se emplean buzones trampa para ser los primeros en tener conocimiento de los ataques.
Finalmente, se lleva a cabo el cierre del sitio web fraudulento sin realizar ataques de denegación de servicio u otros no legales, al darse casos en los que el sitio web en el que reside el ataque es totalmente legal, pero ha sido “secuestrado” por la organización delictiva. VeriSign gestiona millones de dominios en todo el mundo y el Root A de Internet, y cuenta con una extensa y cuidada red de contactos en ISPs, registradores de dominios y organizaciones gubernamentales en los 5 continentes, lo que le permite llegar hasta el cierre del sitio web en tiempos récord de respuesta y mediante medios y mecanismos totalmente legales.

No soy pirata

nosoypirataMagnífica la iniciativa de Carlos Sánchez Almeida y Kriptópolis: Nosoypirata.com, que, como explican en su página principal, es una plataforma alternativa y sin ánimo de lucro que trata, desde la legalidad, desmitificar la piratería en la red.
También pretende dar a conocer los derechos y obligaciones que nos asisten, como internautas y como ciudadanos, de una manera amena y cercana. Nosoypirata.com condena la piratería organizada tanto como las patentes de software, “que limitan la creación del ser humano”, y el “injusto” canon impuesto a los usuarios de ordenadores personales en todo tipo de soporte o conexión a Internet.

Especialmente recomendable, por lo clarificador (y divertido, por supuesto) que resulta, es el test on-line “¿Eres realmente un pirata?”. Da la impresión de que la blogosfera está reaccionando contra el intento de criminalizar a los usuarios de las redes de intercambio de archivos, contra la imposición de cánones injustos y contra la difusión de estereotipos maniqueos y distorsionados de los internautas.
El Gobierno, a lo que se ve, está por bailarle el agua a la industria fonográfica, haciendo oidos sordos ante clientes, usuarios, empresas tecnológicas… realmente, a todo el mundo salvo a la propia industria discográfica, que, como dijimos en otro lado, en este asunto anda con el pié cambiado frente a la realidad y, en vez de adaptarse a ella, pretende momificarla a base de legislaciones específicas. O dicho en plata: con medidas represivas.
Y digo que parece que los usuarios estamos reaccionando porque junto a Nosoypirata.com ha aparecido en poco tiempo, sin perjuicio de otras que yo no conozca, al menos un par de iniciativas más bastante interesantes:
Culturalibre.org [1], cuyo “Manifiesto por la liberación de la cultura” (bastante bien redactado) invito a suscribir:

manifiesto

y la Campaña contra los sistemas anticopia y el canon en CDs y DVDs vírgenes, las conexiones a internet y los equipos informáticos, promovida por FACUA y que también suscribí en su momento.

[1] Esta página está también registrada a nombre de Carlos Sánchez Almeida, que confirma así su condición de ciberagitador de pro 🙂