China, loca por Internet

dangdang.com
Hace poco hablábamos de China, a cuenta del nuevo sistema de control que el gobierno chino había implantado para intentar controlar los mensajes SMS que se intercambia su población con cada vez mayor intensidad.
Pero mucho nos tememos (en realidad, mucho nos alegramos) que estos esfuerzos del gobierno chino, como los de controlar la interred, son inútiles a medio o largo plazo. Es un nuevo intento de ponerle puertas al campo (es curioso: en China es el partido comunista quien quiere acabar con la libertad explosiva de la interred; en Europa y Norteamérica son las entidades gestoras de derechos de autor en alianza con la industria fono y cinematográfica). Los chinos, como se refleja en un reportaje de la BBC, cada vez están más entusiasmados con la interred. Y eso no hay quien lo pare.

Según la BBC, China es el mercado de internet que más rápidamente crece en el mundo. Tiene 80 millones de usuarios, más que el número de integrantes del partido comunista. Y en la cresta de la ola de ese crecimiento está dangdang.com (advierto que no se entiende nada, parece que esté en chino), la compañía china que espera convertirse en la versión de amazon.com.
La fundadora de dangdan, Peggy Yu, argumenta que la llegada de la banda ancha a su país tuvo un impacto explosivo, con la paradoja de muchos lugares donde sólo había acceso intermitente a agua y calefacción, podían ahora conectarse a internet. “La gente usa internet para mantenerse en contacto con amigos. Donde quiera que vamos, hay buenas conexiones”, agregó.

Sin intereses

En China es posible conectarse a través de banda ancha incluso en la remota provincia de Xinjiang, al noroccidente del país. Peggy Yu dice que recientemente visitó a su abuela, de 88 años, en el sur de China. La anciana no tenía calefacción, la casa se estaba helando, pero tenía acceso a internet.
“Eso es algo interesante. En muchas cosas hay retraso en comparación con lo que ocurre en países occidentales. Pero el uso el internet es dominante; estamos empezando prácticamente de la nada”. Agrega que la inexistencia de intereses particulares (como los de las compañías telefónicas y por cable), ha permitido que China tenga una rápida expansión en información tecnológica.
“Estamos empezando prácticamente de la nada, entonces tenemos la oportunidad de usar la tecnología más avanzada desde el comienzo”, dice. A eso se une que en China la gente está sedienta de información. Eso fue lo que le dio a Peggy Yu la idea de crear su sitio de internet. “Cada vez que regresaba a China era un dolor de cabeza ir a las librerías y encontrar lo que buscaba. Por eso me di cuenta de que ahí había un nicho del mercado”.
Llama la atención que, entre los diez libros más vendidos del Dangdang se encuentran textos de auto ayuda estadounidenses, como “No tienes excusa”. En total, más de la mitad de los libros son traducciones de títulos publicados en Estados Unidos. Dangdang puede incluso vender la alegoría de George Orwell sobre el comunismo, Rebelión en la Granja (Animal Farm). Sin embargo, muchos libros están prohibidos. Por ejemplo, a la reciente autobiografía de Hillary Clinton, las autoridades le vetaron y removieron varios capítulos.

En China hay más de 80 millones de usuarios de internet

Las autoridades Chinas también mantienen una estricta vigilancia en lo que la gente puede “bajar” de internet. De hecho, el gobierno chino tiene uno de los programas más sofisticados del mundo para restringir el acceso a determinados sitios de internet. Entre esos sitios bloqueados se encuentra la página en chino del Servicio Mundial de la BBC.
Peggy Yu dice que, en su caso, lo más probable es que las autoridades le pidan cuentas a las editoriales de los libros, no a ella, e indica que su método para lidiar con la burocracia y al censura en su país, donde las reglas cambian constantemente, es “nunca pedir permiso, sólo pedir perdón después; hacemos lo que el cliente necesite y lo que es correcto para el negocio”, asegura.
Finalmente, indica que se considera a si misma como una mujer de negocios “novata”, que aún comete errores. “El mercado de internet está creciendo de manera muy rápida, pero para convertir a Dangang de la compañía que es ahora, en una que tenga influencia como Amazon, todavía nos falta mucho camino.

Lucha contra la piratería (o la fábula del cazador cazado )

Pirateria

Hace un año, la policía española realizó la que dijo que era “mayor operación contra la piratería de Europa”. Se incautaron medio millón de CD y DVD vírgenes y algún otro material informático.

Un año después, según informa Europa Press, la empresa implicada ha presentado una querella contra dos altos cargos del Cuerpo Nacional de Policía por un delito de calumnias.

La policía informó en su momento de que se habían aprehendido medio millón de CD y DVD vírgenes ’ilegales’. Pero, menos de tres meses después, fueron devueltos a la empresa propietaria, CD World S.L., por la juez que investiga los hechos, la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Barcelona, al demostrarse su legalidad.

La incautación de este medio de millón de discos se produjo tras una denuncia presentada por la Asociación Fonográfica y Videográfica española (AFYVE). Ya hemos hablado varias veces aquí de la cerrazón de estas entidades privadas que defienden un modelo de negocio que se ha visto superado de largo por la evolución tecnológica. Intentan ponerles puertas al campo. Su batalla está perdida de antemano, porque no se puede desinventar esa tecnología.

Pero este caso demuestra, además, que su cruzada particular la estamos pagando entre todos: mediatizan y utilizan a la policía, interfieren en la libre actividad económica de todo un sector, contribuyen a masificar y ralentizar la justicia, intentan torcer la voluntad del legislador para que el Derecho Penal se pliegue a sus intereses… si siguen así, no sólo nos van a resultar caros y molestos, sino manifiestamente prescindibles.

El ejército británico considera que iPod es un “arma de borrado masivo”

ipodSegún la agencia Reuters, el Ministerio de Defensa británico ha añadido iPod a la lista de productos tecnológicos ’peligrosos’ cuyo uso está prohibido en la mayoría de las zonas de sus cuarteles generales y oficinas de todo el mundo.
Lo que temen del popular reproductor de música digital iPod de Apple es su facilidad para conectarse a los ordenadores -principalmente por USB- y copiar datos. Cosa que un ministerio de defensa, por supuesto, no puede permitir.

Los británicos temen que usando estos aparatos se pueda “evitar las contraseñas e introducirse en el sistema”. No sabemos qué pensará de todo esto el Ministerio de Defensa español.
El caso es que ya no son sólo las empresas las que pierden el sueño con la posibilidad de que algún empleado “desleal” le robe datos. La aparición de dispositivos portátiles con gran capacidad de almacenamiento preocupa ya a nuestros gobiernos.
Ahora es posible, con un sólo golpe de ratón, almacenar muchos Gigabites de datos. Así que ya no sólo se teme que un ciberpirata asalte los sistemas: ahora cualquiera de nosotros, sin necesidad de ningún conocimiento especializado, con un iPod o similar en la mano puede hacer un considerable descosido y birlar información comprometida. Pues que se vayan preparando.