El zorro incandescente asoma las orejas

FirefoxA lo largo de este mes, la noticia de que Microsoft Internet Explorer ha perdido cuota de mercado frente a otros navegadores como Ópera y, especialmente, Mozilla Firefox, ha levantado una oleada de expectación.
Realmente no habría que sorprenderse tanto. Habida cuenta de que la cuota de mercado del navegador de Microsoft está en torno al 95 por ciento, no podría hacer otra cosa que bajar. Y mucho menos cuando prácticamente cada día se descubre una nueva vulnerabilidad que permite la ejecución de código malicioso en los ordenadores de los usuarios.

Desde que Internet Explorer barrió a Netscape del mercado, los inconformistas hemos vivido un poco como Ásterix y Obelix en el poblado Galo: recluidos en un diminuto rincón del Ciberimperio controlado por Microsoft. Pero precisamente la gran extensión del “imperio” (algunos disidentes también sostienen que su código es chapucero, pero esto a la postre daría igual) la que le hace vulnerable.
Al estar presente en casi la totalidad de los ordenadores personales del mundo, y al estar tan indisociablemente unido al sistema operativo Windows como lo están los brazos a una persona, abría (y abre) las puertas a innumerables vulnerabilidades. Quien consiga burlar a Internet Explorer lo hará también con el sistema operativo y, por tanto, se hará con el control de la máquina. Aterrador. Pero cierto, y es una experiencia cotidiana que padecen miles de usuarios que se ven afectados por virus, gusanos, troyanos y demás hordas bárbaras.
Los especialistas en seguridad recomiendan a los usuarios la utilización de navegadores alternativos. El que sea, menos Internet Explorer. Yo a mis amigos les recomiendo Ópera o Mozilla (casi todos me pronuncian “Godzila”, por qué será…) Cualquiera de ellos es una opción más segura que el navegador de Microsoft.
Si se tomó la sensata opción de no utilizar Windows, hay más alternativas. Pero eso ya quizá sea demasiado pedir, por el momento, al usuario residencial. Eso sí, muchas empresas, hartas de agujeros de seguridad, están migrando a Linux; muchas administraciones, como recientemente el Ayuntamiento de Barcelona, también. Al final, todo se andará.

4 Comments

  1. Yo recomiendo con vehemencia Mozilla Firefox. Ya no se trata solo de evitar las vulnerabilidades de Explorer, sino que Firefox es un navegador mejor en todos los aspectos, con funcionalidades estupendas: anti pop-ups, pestañas en lugar de abrir una ventana tras otra, control de los downloads con posibilidad de pausarlos y luego retomarlos, y muchas cosas más. Y también las ’chorraditas’ como la aplicación de skins al interfaz no están nada mal. Y un montón de módulos de extensiones que hacen maravillas, el último, el ’G-Mail Notifier’, ¡una gozada!

    Y para los que desarrollamos web es un buen hábito el utilizar estos navegadores para forzarnos a programar según los estandars.

    Responder

    1. Estoy usando Firefox, pero se me niega a conectarse con hotmail o a poner comentarios en otros blogs; y sin la posibilidad de instalarle el toolbar de Yahoo!, es como un caballo chucaro dificil de domar.

      Responder

      1. Por haber, la barra de Google ya la adaptaron (programadores ajenos al buscador) a FireFox, así que supongo que a la Yahoo! toolbar le quedará poco.

        A mi me sigue dando pena que Firefox soporte cosas que Internet Explorer no permite hacer, porque entonces tampoco puede sacársele el provecho debido, ya que la mayor parte de los usuarios van a dejar de disfrutar de tonterías como imágenes PNG con transparencia en canales alfa.

        Responder

Deja un comentario