¿Pero de verdad hay que pagar por los contenidos? (II)

Contenido de pagoHace muy poquito hablábamos de los modelos de negocio basados en el pago por los contenidos en la interred. Decíamos que una “puerta trasera” imposible de controlar eran los propios usuarios, que no custodiaban sus claves de acceso como a las empresas les gustaría. Y eso por no hablar del desmadre existente con las cuentas corporativas.

Ahora, y a indicaciones de Marcus Fernández (al que ya no sé cómo agradecerle su colaboración, voy a tener que darle un sueldo a este paso…) leo un artículo de Vin Crosbie en ClikZExperts.

“Free or Fee in Spain, Revisited” se llama el artículo, y es una revisión del “estado del arte” en España un año después de que el diario El País se pasara con armas y bagajes al modelo de pago por contenidos.
Vin Crosbie analiza la evolución de los modelos de algunos de los principales diarios españoles: el propio El País, El Mundo, ABC y La Vanguardia. Da la cifra de circulación impresa de cada uno de ellos (434.000 ejemplares diarios para El País, 312.000 para El Mundo, 289.000 para ABC y 198.000 para La Vanguardia). Es curioso cómo compara el caso de La Vanguardia (que se edita en Barcelona, y no en Madrid como los otros tres) con la posición en el mercado USA de Los Angeles Times: un periódico regional que, por su difusión e influencia, se considera de ámbito nacional.
Cada uno de estos diarios tiene un modelo de negocio diferente. El País cobra por todos sus contenidos. Según Vin Crosbie, El Mundo y ABC ofrecen sus contenidos gratis, y esto no es exacto. El Mundo cobra por sus contenidos, de hecho fue el primer diario español en hacerlo, pero deja libre acceso en su página web a las últimas noticias. Por el acceso a su hemeroteca y a la edición impresa cobra 75 euros al año. Lo que sí es cierto es que su modelo de negocio, menos estridente que el de El País, permite a la mayor parte de los navegantes acceder a los contenidos que usualmente buscan, que suele ser la actualidad más inmediata. Así, además, se posicionan bien en el mercado online y pueden jugar mejor la baza de la publicidad.
ABC ofrece otro modelo de negocio diferente. Da libre acceso a sus contenidos, como bien reseña Vin Crosbie, pero ofrece a los usuarios que se registren una serie de servicios de valor añadido que pueden ser interesantes (newsletters, acceso a foros, etc). Y por último, La Vanguardia exige a los usuarios que se registren gratuitamente para acceder a sus contenidos. Si no recuerdo mal, sus usuarios reciben dos anuncios publicitarios mensuales a cambio del acceso a los contenidos de La Vanguardia.

El País

Vin Crosbie, muy profesionalmente, ha hablado con los responsables de la edición online de cada uno de estos diarios. Habló con Mario Tascón, de El País, que le dijo que ellos habían pensado perder el 90 por ciento del aproximadamente medio millón de visitas únicas que registraban mensualmente. Y que, sorprendentemente, sólo habían perdido el cuarenta por ciento. Pero claro, esto tiene trampa. Porque no se nos dice cuántas de esas visitas lo son únicamente a las áreas de libre acceso (muy pocas: la propia portada, el editorial, los foros…).
Los ingresos por suscripciones son de 2 millones de euros; así dicho puede parecer una cifra respetable, pero si se divide por los 80 euros que cuesta la suscripción anual, nos salen 25.000 usuarios. Francamente, puede que sean más, porque seguro que hay acuerdos corporativos y de otro tipo, pero incluso así, parece una cifra muy pequeña para un diario que se considera “de referencia” en todo el ámbito hispanohablante.

El Mundo

También habló con Gumersindo Lafuente, director de elmundo.es, quien obviamente le dijo que al pasar El País al modelo de pago por contenidos le había cedido el liderazgo online a su diario. Y esto es así, según la OJD, que confirma su liderazgo con más de 4,4 millones de visitas únicas mensuales. El ganador en presencia y prestigio ingresó el año pasado 304.000 euros por publicidad, lo que sigue pareciendo poco para la influencia que tiene. Esto supone el 70 por ciento de los ingresos de elmundo.es; otro 20 por ciento es por la venta de contenidos y el diez por ciento restante por servicios de valor añadido.

Sobre ABC Vin Crosbie no pudo añadir información, y en el caso de La Vanguardia conversó con Eduard Ramos, responsable de la edición digital del diario barcelonés.
Aquí el modelo de negocio es otro, se trata de tener información fiable sobre los usuarios para así poder utilizarla publicitariamente.

Al final, Vin Crosbie saca la siguiente conclusión: aún no está claro el ganador en el panorama de los diarios online en España. El País ha optado por sacrificar su amplísima base de usuarios por una mucho más pequeña pero que le reporta más ingresos a corto plazo. El Mundo se ha visto beneficiado por esta situación, robándole el liderazgo a El País, y basando sus ingresos en la publicidad, por lo que tiene un crecimiento más pequeño a corto plazo.

¿Quién ganará?

¿Quién será el ganador? Vin Crosbie, prudentemente, se queda aquí. Dice que las espadas están en alto, y él esperará a ver qué ocurre para contarlo. Yo no me atrevo a decir que sea El Mundo el que va a ganar (puede que entren en escena nuevos jugadores), pero sí que digo que El País ya ha perdido. Esto ha sido siempre así: cuando una empresa (o un imperio: léase el interesantísimo Auge y caída de las grandes potencias de Paul Kennedy) ha preferido la fortaleza presente frente a la seguridad o la expansión a medio y largo plazo, ha sucumbido.
Y eso es lo que ha hecho El País: ha adoptado una actitud defensiva frente a un entorno tecnológico que consideraba hostil porque ponía en cuestión los fundamentos mismos de su modelo de negocio. Esto puede que le asegure aún una posición preeminente a corto plazo (de hecho, según las cifras facilitadas, sigue siendo el medio que más ingresa) pero… ¿hasta cuándo podrá seguir manteniendo su imagen de medio líder en el mundo hispanohablante con unos ridículos 25.000, o 50.000 usuarios, frente a cifras de millones de usuarios de otros medios? Alea jacta est.

Fuente: http://www.clickz.com/experts/design/freefee/article.php/3380071

6 Comments

  1. Yo también creo que ganará elmundo. Desde que elpais se hizo de pago dejé de entrar en él. Me resisto al pago pese a que comprendo la situación de las empresas. Me ha resultado muy interesante este artículo.

    Responder

    1. Me alegro de que te haya resultado interesante, Fabián. El mérito desde luego no es mío: me limito a comentar un artículo que me recomendaron.

      Responder

  2. Si tomamos solo el numero de suscriptores como medida de triunfo, estamos de acuerdo; pero si se considera un publico objetivo especifico, tendriamos que determinar a que porcentaje de dicho mercado objetivo estan llegando, lo que podria definir a mas de un ganador.

    Es muy probable que cada medio se este basando en la actividad de quien consideren lider mundial en su area, para definir una estrategia enfocada a su mercado objetivo, adaptandose a los cambios que se vayan dando.

    Responder

    1. Tienes toda la razón del mundo al relativizar el supuesto éxito o fracaso de cada modelo de negocio: desde luego, la clave está en la perspectiva que se adopte.

      Lo que sucede es que la lucha entre estos periódicos no es, en principio, por un mercado específico o especializado. La lucha es por la PRIMACÍA o liderazgo en el panorama informativo hispanohablante. Es un duelo de gigantes, entre los más grandes. Son las superpotencias de la información.

      Y, desde esta perspectiva, el panorama no es nada halagüeño para El País, que conscientemente ha sacrificado su base de lectores en aras de obtener beneficios inmediatos (cómo era el dicho… pan para hoy y hambre para mañana).

      Distinto es (y aquí tú que puedes enriquecer muchísimo el debate) que los medios de comunicación españoles estén en condiciones de mantener el liderazgo entre los medios de comunicación en lengua española. Eso, desde luego, está por ver: yo estoy casi seguro de que a medio plazo serán medios mexicanos o de los propios EEUU los que alcancen el liderazgo.

      Responder

      1. Te comento que estoy en Florida, y mi preferencia personal en la red en nuestro idioma son los blogs informativos como el tuyo, seguidos del diario ElUniverso.com (que aunque no compite, me da las noticias de mi tierra natal); y de ahi por ser bilingue, prefiero CNN.com

        Creo que la red no esta lo suficientemente madura como para pelearla, pero si estamos a tiempo para cultivarla, aligerando los contenidos para que lleguen a tanta computadora obsoleta que hay en nuestros paises; ya llegara el dia en que se popularize el uso de la red en las casas hispanoablantes, con conexiones economicas y de suficiente ancho de banda; mientras tanto, hagamos la red mas util en lugar de competir por un mercado que todavia no madura.

        Hoy por ejemplo me sorprendio enterarme en boingboing.net que en Japon se esta creando un tax de gobierno para las redes inalambricas de computacion, lo que suena muy logico en comparacion con las redes de celulares, y le dara mas responsabilidad al gobierno para que proteja al ciudadano comun en este nuevo medio; el articulo esta en… http://www.asiamedia.ucla.edu/article.asp?parentid=12897

        Se imaginan lo que pasara con esas grandes estructuras que ahora compiten por la red, cuando se establezcan los impuestos gubernamentales de rigor para legalizar la red y proteger al inocente?

        Responder

  3. Yo veo que entre El Mundo y El País hay dos cuestiones a discutir:

    1- La rentabilidad: da igual la base de clientes, pues si ambos consiguen ser rentables, tanto por suscripciones como por publicidad (o como si es con tonos de móviles, vaya) está claro que no se equivocan. La rentabilidad es la mejor medida para una empresa, mucho mejor que la audiencia, que sólo le interesa realmente a los anunciantes que quieren medir el impacto da la publicidad.

    2- La marca: admitámoslo, El Mundo está consiguiendo un nombre en la Internet, y El País hoy ya no existe. ¿Cuándo fue la última vez que vísteis un enlace a una noticia en El País que no estuviese seguida por el comentario “requiere suscripción”? Así se van a cargar su marca y si algún día la prensa en papel pierde peso será el primer diario en notarlo a lo bestia.

    De todas formas hay que reconocer que la prensa está en crisis, y para vender periódicos se ven obligados a regalarlos con películas en DVD y otro tipo de promociones, o sea, que la gente ya no compra el periódico sino el producto que acompaña, de ahí que en muchas ocasiones obliguen al quiosquero a incluir el cupón correspondiente.

    Es triste que hayamos llegado a tal situación, pero es inevitable que el panorama cambie (aún no se sabe cómo) puesto que la comunicación ya no es tan lenta como antes, y hay muchos medios pugnando por la inmediatez informativa.

    ¡Menos mal que a los periódicos aún les quedan las esquelas! (comentario basado en hechos reales)

    Responder

Deja un comentario