El balón de Beckham, la responsabilidad de los medios y el Rey que está desnudo

El propietario del balónTodo el que me conoce un poco (y si has leído con cierta regularidad martinalia.com se puede decir que me conoces un poco…) sabe que pese a mi formación periodística (o quizá debido a ella) suelo huir de la inmediatez. Las prisas no son buenas consejeras, y mucho menos si de formarse una opinión seria y rigurosa de un asunto se trata.
Esta vez, en cambio, voy a hablar de un asunto reciente (saltó a la prensa hace sólo dos días, el 14 de julio) porque en mi opinión se han rebasado todos los límites del sentido común, y los medios de comunicación “serios” han jugado un lamentable papel del que todavía no he oído disculparse a nadie. Se trata de la puja en eBay por el balón con el que Beckham falló un penalty en la Eurocopa que dejó fuera de la competición a Inglaterra.

El día 14 yo leía en varios medios de comunicación en la interred lo siguiente:

El balón con el que David Beckham falló el penalti en los cuartos de final de la Eurocopa que enfrentaba a Inglaterra y Portugal, y que supuso la eliminación de los ingleses, ha alcanzado ya los diez millones de euros en la subasta de Internet en eBay que comenzó este lunes.

Supongo que, como yo, muchas personas se quedaron perplejas. 10 millones de euros son muchos millones. Son más de 1.600 millones de las antiguas pesetas, es una cantidad que difícilmente se alcanza en una transacción que no sea a gran escala, y desde luego no es una cifra que parezca proporcional a lo que se ofrece, por muy “estrella global metrosexual” que Beckham sea.
Pero cualquier intento de contrastar la noticia sólo la reforzaba: El País (requiere suscripción de pago), El Mundo, La Vanguardia (requiere suscripción gratuita), todos los medios “serios” que consultaba repetían como un eco, sin asomo de duda, la noticia.
A mí me costaba creerlo, pero, como en el cuento del Rey que va desnudo, como nadie decía nada, yo también (tontamente) callaba. Así fue pasando el día. Las televisiones y las radios repetían la noticia sin cesar, reforzándola cada vez más y sin dejar entrar ni un pequeño resquicio de duda.
En éstas estaba cuando, tras insertar un anuncio en eConozco vi un feed (una noticia que se obtiene vía RSS de otro sitio, en este caso una bitácora) que me abrió definitivamente los ojos. Alvy, en microsiervos, decía bien claro lo que los medios consolidados y “serios” no supieron o no tuvieron valor de decir:

Reflexionemos un instante: Tantos millones de euros no se pagan ni en sueños por un objeto de colección de este tipo. Por decir algo: un Picasso se vendió en eBay España por 130.000 euros, y no se ha pagado tanto ni por recuerdos de John Lennon (de hecho, la mayor y mejor colección de recuerdos de Lennon se subastó completa hace poco por 400.000 dólares). De modo que es impensable e irracional creer que alguien va a pagar 20 veces más por un balón de fútbol.

Evohé. Alvy se atrevió a gritar bien alto ¡el Rey está desnudo! Los medios que nos quieren cobrar por citarlos (véase Gedeprensa, o de cómo no se pueden poner puertas al campo), esos mismos medios que suelen denostar la interred como una fuente no fiable de información, nos habían intoxicado masivamente. Como bien dice Alvy, ha sido una nueva reedición de ese clásico periodístico “no dejes que la realidad te estropee una buena noticia…”.

Broma o histeria colectiva

microsiervos daba en el clavo:

En fin: como el asunto huele bastante a cuerno quemado, me atrevo a pronosticar que todo resultará ser una broma, una histeria colectiva o una ingeniosa manera de salir en los periódicos (lo digo por eBay). Aunque la subasta acaba la semana que viene, como el tema se está claramente descontrolando, alguien (eBay) tendrá que salir a decir que las pujas eran falsas. De modo que acabará publicándose algo sobre que las pujas eran inventadas y que el balón se ha vendido realmente por algo así como 10 ó 20.000 euros. Y habrá que felicitar a Pablo Carral y a eBay por su excelente campaña mediática engañabobos. Y darle un tiron de orejas (de nuevo) a los periódicos y medios supuestamente serios que publican informaciones sin contrastar ni un ápice. O a los que hacen como que la contrastan y dejan que se la metan doblada. Esta vez los medios se han superado: ni siquiera han usado el sentido común.

La puja fantasma

Sus dotes de adivino (basadas no más que en el sentido común) acertaron de pleno. Cuando esto escribo (son las 16:35 del 15 de julio, aunque no se publicará hasta el 16 de julio), la subasta está en 23.650 euros. Vaya fiasco. ¿Dónde queda la responsabilidad social de los medios? ¿Dónde la profesionalidad de eBay? ¿Han sido engañados como pardillos o han querido engañarnos a todos con una burda maniobra de marketing? Sea cual sea la respuesta, el papel jugado por todos es, cuando menos, penoso.
Insisto en que no he visto a nadie pedir perdón por la intoxicación, por la burda mentira. Tan sólo han ido reculando, movidos por la fuerza de los hechos. A lo largo de la mañana del día 15 los medios han ido informando de los teletipos de la Agencia EFE (ahora sí que se cita a una agencia, para descargar responsabilidades) que iban dando cuenta del progresivo desplome de la “puja fantasma”. ¿Seguirán algunos medios queriendo que les paguemos por unos contenidos que ni siquiera se toman la molestia de contrastar? [1]

[1] Dentro de poco volveremos a hablar de la discusión sobre el modelo de negocio basado en los contenidos de pago, gracias a una acertada sugerencia de Marcus Fernández

Deja un comentario