El secreto está en el porno

Botón del pornoEn su última junta general de accionistas, el presidente de Terra Network, Kim Faura, anunció un nuevo y radical cambio en el modelo de negocio de la filial del Grupo Telefónica en la interred. Desde luego, Terra hace tiempo que dejó de jugar a ser el gran “portal generalista” del mundo hispano, y apenas se ha limitado en estos últimos tiempos a intentar achicar agua, porque el barco amenazaba ciertamente con hundirse.
La solución que ahora se propone se basa en transmutar este gigantesco acorazado de la interred hispana en un liviano yate, ligero de estructura pero ágil y veloz para navegar en los mares de los nuevos tiempos. O, para ser más exacto, en cuatro yates o canales: Infantil (Disney), Adultos (pornografía), Fútbol, y generalista.

O sea, que Terra quiere pasar de ser un proveedor de acceso a la interred a un comercializador de contenidos multimedia apoyado en los acceso de banda ancha. La clave, de nuevo, está en los contenidos. Y, en gran medida (y esto sí es novedoso dentro del panorama de los más o menos grandes portales generalistas), en los contenidos para adultos. La pornografía.
Hace ya algún tiempo, un responsable de lo que hoy se conoce como Imagenio me dijo que la rentabilidad en el mundo de los contenidos multimedia, y por supuesto esto era aplicable a Imagenio, pasaba forzosamente por la pornografía. Y no estaba pensando sólo en el mercado residencial. Él veía clara la aplicación, por ejemplo, en los hoteles, donde ya hoy es un gran negocio.
En otro ámbito, el de la televisión de pago, también fue determinante para el éxito inicial la difusión codificada de pornografía (y fútbol). Cualquier otro contenido resultaba absolutamente residual en las decisiones de subscripción.
Por eso hoy, cuando leo a Kim Faura asegurar que el modelo de Terra se centrará en el crecimiento a través de nuevos servicios de valor añadido, me invade una tremenda sensación de dejà vu. Y lo más curioso del tema es que quizá tenga razón. Yo no sé si le saldrá bien la jugada, pero la decisión de replegarse en algunas áreas concretas de alta rentabilidad puede ser acertada.
Terra ha alcanzado, por ejemplo, un acuerdo con Google para que la empresa estadounidense sea el buscador de Terra. Y, en cada campo específico pretende hacer algo similar, es decir, aliarse con el líder del sector para ofrecer sus contenidos.
La pena es que para llegar hasta aquí se haya tenido que realizar tan dolorosa travesía por el desierto, con grave perjuicio sobre todo para aquellos miles de pequeños accionistas que confiaron en su momento en lo que se vendió como el “portal líder en el mundo de habla hispana”. Aquello, todo el mundo lo sabe, fracasó. Fracasó el concepto mismo de portal, puesto que la interred por su propia estructura se niega a ser constreñida por una página de inicio (la que sea) abigarrada, plana y a veces incoherente. Triunfó Google, que se limitó a servir de brújula para los navegantes. Y lo hizo muy bien.
También triunfaron pequeñas empresas o cuasiempresas, páginas muy especializadas, serias y rigurosas en lo suyo, con una estructura muy limitada o casi inexistente. Y esto también pasó en el mundo de los contenidos para adultos.

Marqueze

Como ejemplo, el sitio web español para adultos Marqueze.net, uno de los sitios web en español más visitados, con un tráfico diario de más de 200.000 usuarios. Este pequeño sitio ha captado, según asegura, más de 100.000 usuarios con un nuevo sistema de contactos ’online’, adaptable como servicio a otros portales y lanzado a principios de año.
Ahora un gigante o ex-gigante como Terra ha recapitulado y va a pasar a jugar en este terreno de juego hasta ahora vedado a los grandes. Terra, en definitiva, quiere dar a los usuarios los contenidos que los usuarios quieren pagar: pornografía y (cómo no) fútbol. Habrá que ver qué tal les va.

Deja un comentario