¿Contenidos? ¿O emoción?

InteraccionCon frecuencia se viene insistiendo en la importancia de los contenidos en la nueva economía digital. La inversión en aplicaciones de Gestión de Contenidos es creciente, pero muy a menudo se obvia un paso previo pero no por ello menos importante: ¿es realmente importante el contenido para nuestro negocio?
Aquí conviene no precipitarse. A primera vista, el contenido es el rey. “Nuestra empresa son sus contenidos” se ha llegado a decir. Pero esta no es una afirmación evidente por sí misma.

Está claro que en el caso de un medio de comunicación el contenido es la médula espinal de su modelo de negocio. También es muy importante en aquellos negocios que se basan esencialmente en la acumulación de conocimiento, que son una parte importante del mercado. Pero, por ejemplo, en los nuevos negocios que se articulan alrededor del acceso wireless, no está tan claro que el contenido vaya a ser la piedra angular.
Está aún por ver, pero experiencias como la coreana parecen indicar el camino: no es tan importante el contenido (que lo es) como el contacto. ¡Contacto! De nuevo nos encontramos con la vieja e injustamente olvidada función fática del lenguaje.
Estábamos demasiado centrados en nuestra visión referencial, donde el dato era el rey, y de nuevo habíamos olvidado al usuario. Realmente son pocos los internautas que sientan algún tipo de excitación (aunque intelectual sea) por la posibilidad de acceder con un solo clic a un conocimiento que para sí hubiera querido cualquier filósofo de la Atenas clásica.
Lo que realmente nos pone (aunque intelectualmente sea) es el CONTACTO, la posibilidad de interactuar en un marco nuevo, normalmente más libre y menos estructurado que la vida offline. Y esto, además, de una forma increíblemente variada; a través de charlas en tiempo real (chats), comunicaciones privadas (e-mails), discusiones públicas (foros, grupos de discusión), grupos de interés (comunidades virtuales), etcétera etcétera.

Interacción

El contenido acaba en muchos casos siendo una mera excusa para poder interactuar con otros. Desde un punto de vista del usuario lo interesante sería proporcionarle las herramientas necesarias para crear su propio contenido, un contenido cuya función principal sería mantener esa comunicación fática con otros usuarios.
La verdad es que todavía sabemos muy poco sobre las verdaderas consecuencias que nos traerá la democratización del proceso de creación, edición y distribución de contenidos. Pero no nos quepa duda de que muy pronto viviremos sus consecuencias.

One Comment

  1. Los elementos, llamémosles emocionales, de la comunicación y del diálogo creo que es uno de los temas más importantes. “Reconocer al otro” es un elemento – no sé si emocional – pero básico en la comunicación y en el intercambio de contenidos. Me ha gustado este artículo y convendría profundizar en esta temática.

    Responder

Deja un comentario