El esqueleto de martinalia.com: SPIP

spipCuando empezó a tomar forma la idea de publicar en la interred martinalia.com, uno de los aspectos que me trajo más quebraderos de cabeza fue la elección del sistema de gestión de contenidos que iba a utilizar para contruir el sitio web.
Sí tuve claro desde el principio que no iba a utilizar una aplicación alojada en un servidor ajeno, sobre el que yo no tuviese control. Así que alternativas como Blogger o similares quedaron descartadas de antemano.

Otra decisión que tomé por anticipado es que se trataría de una aplicación con el código abierto y de distribución gratuita (esto último descartaría hoy, por ejemplo, a Movable Type). Lo primero, porque me permitiría adaptarla a mis necesidades específicas, y lo segundo porque mi economía no está para bromas.
Aún con estos requerimientos, el número de opciones aún era altísimo. En general, si lo que yo hubiese querido hubiera sido un simple cuaderno de bitácora, opciones como WordPress o Nucleus hubiera sido más que suficiente. Pero yo no lo tenía tan claro. Posiblemente martinalia.com no solo fuera sólo un cuaderno de bitácora, sino que debería tener mucha más flexibilidad. Reconozco que me gustó mucho Textpattern, que posiblemente sea la mejor aplicación específica para cuadernos de bitácora que existe, pero finalmente decidí probar con aplicaciones de gestión de contenidos más genéricas.

CMS genérico

También son infinidad. La verdad es que, en una vida anterior, martinalia.com ya había funcionado con Mambo y con Ovidentia. Por diferentes razones, también había probado Drupal, E-Xoops, eZ Publish, PHP-Nuke y otros. Pero lo cierto es que, siendo todas grandes aplicaciones, no me acababan de complacer por completo, las encontraba demasiado rígidas para lo que yo buscaba. Así que, de entre toda la maraña, surgió con fuerza y claridad la alternativa que finalmente adopté: SPIP.
SPIP es una aplicación de Gestión de Contenidos de código abierto y gratuita que, por su origen francés y no anglosajón, quizá esté injustamente olvidada en el ámbito hispanohablante (qué paradoja, ¿no?). Lo cierto es que la flexibilidad que ofrece frente al resto de los sistemas CMS Open Source es bastante notable. Eso sí, en contrapartida exige un poco más de esfuerzo en la personalización de la interfaz gráfica. Nada que no pueda solucionarse.

Ventajas de SPIP

SPIP separa totalmente, y distribuye entre varios roles, tres tipos de tareas: la composición gráfica, la contribución editorial a través la propuesta de artículos y de breves, y la gestión editorial del sitio (tarea que incluye la organización de secciones, la validación de artículos propuestos…).
Una interfaz Web intuitiva hace extremadamente simple redactar artículos y breves así como la gestión editorial del sitio. El aspecto gráfico y la navegación son definidos por “esqueletos HTML” (en inglés se diría “template”, en español se puede decir “plantillas”, a mi me gustaría llamarles “armazón”) que definen cada cual una “vista” (por ejemplo: una vista para la página de índice, otra que muestra una sección y un resumen de su contenido, una tercera para el detalle de un artículo, una cuarta para el de una breve, etcétera).
Una de las características destacadas de SPIP es su capacidad de generar comunidad. En Francia son muchísimos los sitios web que lo utilizan, y no son menos los que ponen a pública disposición (para seguir con el espíritu del código abierto) los esqueletos o plantillas que utilizan. Quizá por eso, decidí que martinalia.com no iba a ser menos: desde hoy ponemos a pública disposición el armazón HTML de este sitio web. Se solicita una clave para acceder al área de descarga, que se obtiene tan fácilmente como pidiéndomela por e-mail, pero eso es sólo porque me apetece conocer a todos aquellos que se pasan por aquí. Ni más ni menos.

Deja un comentario