Gmail: lo sencillo es bello

gmailHace poco más de un mes que Google puso en marcha la versión Beta de su novedoso sistema de correo Gmail, y, sinceramente, creo que poco queda ya por comentar sobre el mismo. La expectación que ha causado en todo el mundo ha sido enorme, tanto por la capacidad que ofrece (1GB) como por lo novedoso de su sistema de “etiquetas” frente al tradicional de carpetas, o la potencia del sistema de búsqueda que incorpora o (y esto ha creado polémica) las repercusiones que sobre la privacidad de los usuarios presenta la presentación de publicidad contextual a los mensajes archivados.
Pero aunque todo esté ya dicho, añado yo esto: por suerte y de carambola he sido invitado a crear una cuenta, la he probado y puedo afirmar que Gmail es ni más ni menos que ¡fantástico!

Digo que ha sido una carambola porque en ningún momento he buscado ser invitado para probar la versión Beta de Gmail. Nunca he sido demasiado amigo de los correos gratuitos y accesibles vía navegador; yo prefiero pagar por mi correo y ser yo mismo el guarda y custodio del mismo, por lo que he huido como de la peste de Hotmail, Yahoo y demás.

Curiosidad

Pero lo cierto es que tanto se había comentado de Gmail, que me había despertado la curiosidad. Además, tengo que reconocer que el marketing utilizado funciona, y de qué manera. Es similar al de las “comunidades de intereses” como Orkut, que últimamente están floreciendo en la interred. Gmail no te permite acceder al servicio (en su versión Beta) si no es mediante invitación.
Así que cuando, por una serie de casualidades, tuve la oportunidad de que alguien me invitara, la aproveché. Mil gracias desde aquí a Fernando Doylet, que fue quien me introdujo en tan selecto club.
Una vez dentro, no tuve más remedio que quitarme el sombrero que no llevo. Gmail es fantástico. Ofrece entre 150 y 500 veces más capacidad que su competencia, es rápido, simple, ofrece protección contra el ’spam’ y, además, es gratuito. Todavía está en pruebas (hasta después del verano no vestirá de largo), pero ya ha revolucionado todo el sector. Tanto Yahoo como Lycos han hecho sus contrapropuestas, pero de momento se quedan lejos, muy lejos de Gmail.
Dicho sea de paso, una de las ventajas de que le inviten a uno en tan temprana fase es que se puede reservar un nombre más o menos parecido al de uno mismo, sin recurrir a esas direcciones barrocas a las que se habían acostumbrado los usuarios de, por ejemplo, hotmail. También parece que los listillos ya han hecho de las suyas, y nombres propios de famosos y topónimos de uso corriente ya no están disponibles
Gmail no es perfecto; de momento no es compatible con algunos navegadores (Lynx, Safari, Konqueror…) y seguramente necesite añadir alguna funcionalidad más (como por ejemplo, la posibilidad de incluir firma en los mensajes). Pero sin duda, ya lo que ofrece en su versión Beta es suficiente como para considerarlo un salto cualitativo en el sector.

Deja un comentario