El 7º día

Cartel de la películaLa repetida constancia de que vivimos en un mundo violento, rodeados de actos aparentemente incomprensibles cometidos a veces por gente como nosotros, por gente que podía haberse confundido con nosotros en la calle, hace que nunca esté de más una reflexión sobre la violencia. Aunque sea una reflexión estética, como es el caso de la última película de Carlos Saura, “El 7º día”.
Una película basada en los hechos reales que acontecieron el 26 de agosto de 1990, hace casi catorce años, en un pueblecito extremeño, Puerto Hurraco, y que en su momento dejó conmocionada a la sociedad española.

La película no es un reflejo exacto de los hechos. Hasta se cambia el apellido de las familias implicadas, los Izquierdo y Cabanillas, por los de Jiménez y Fuentes. Son familias que arrastran una sangrienta historia en común. Carlos Saura utiliza los hechos, tamizados por el guión de Ray Loriga, para levantar un retrato estremecedor de la locura y la ira que se guarda y alimenta por años hasta que finalmente explota sin medida.
Un problema con las lindes de una finca enemistó a las dos familias, que terminaron por convertirse en enemigos mortales cuando la historia de amor entre Luciana Izquierdo y Amadeo Cabanillas acabó con la muerte de éste, acuchillado por Jerónimo Izquierdo, el mayor de estos últimos, en enero de 1967.
Después llegaron las amenazas, los insultos… y la muerte de Isabel Izquierdo, la madre de la familia, en un incendio que no se aclaró jamas. Los Izquierdo dijeron que fue provocado por la familia rival. Este hecho acabó por anidar la locura en la mente de la familia Izquierdo, que a partir de entonces solo tenía una idea obsesiva en la cabeza: la venganza.
Es impresionante el trabajo que realizan todos los actores de esta película, en especial los que encarnan a la familia Izquierdo: Juan Diego, José Luis Gómez, Victoria Abril, Ana Wagener y Ramón Fontserè. La química que existe entre Juan Diego y José Luis Gómez Justifica por sí sola que vayamos a verles al cine. José García y Eulalia Ramón, que interpretan a la otra familia junto con la debutante Yohana Cobo y las niñas Irene Escolar y Alejandra Lozano, también realizan una meritoria interpretación.
Con todo, lo cierto es que parte del tramo central de la película resulta obvio y, por tanto, es prescindible, le quita peso a la historia. Se nota demasiado que está hecho para ajustar la duración de la cinta. Esto, que bastaría para condenar a cualquier película, queda perdonado de inmediato cuando se llega a la última secuencia, la más intensa, dramática y vívida de todo el cine español. Sencillamente magistral.

Se me olvidaba comentar un papel que, aunque breve, merece destacarse: la interpretación del Cabo de la Guardia Civil (Antonio de la Torre)


DISCLAIMER


Y Antonio de la Torre es un amigo del alma, sí… ¿qué pasa?

Deja un comentario