El azar y el error

El azar y el errorPara que el azar exista, debe haber igualdad de oportunidades. Y esto no lo dice ningún peligroso comunista, no, sino la comunidad científica frente a las prácticas poco rigurosas de determinadas empresas que, bajo la protección de la fórmula “ante notario”, realizan sorteos con pocas garantías objetivas.

Desconocimiento, falta de interés, de presupuesto o de ambas cosas, hacen que a veces se defraude la confianza de los clientes o usuarios, a los que se prometió un sorteo “por azar”, pero a los que se excluye en la práctica de la posibilidad de obtener los premios prometidos si no cumplen determinadas condiciones (no tener un número demasiado alto, o demasiado bajo, o el cero… cuestiones que nada tienen que ver con el azar).

Lo contaba ayer en el diario El País Malen Ruiz de Elvira:

“En algunos sorteos, en cuyas bases figuran las palabras mágicas ’ante notario’, según la contestación enviada a una profesora de matemáticas que se quejó ante el Ilustre Colegio Notarial de Madrid por el método empleado en un sorteo. Para este sorteo, de ámbito nacional, convocado por Viajes Halcón, se habían distribuido nueve millones menos una de papeletas entre los alumnos que contrataron viajes de estudio en el curso 2002-2003.

Los premios consistieron en 21 viajes para dos personas a distintos destinos, de mayor a menor coste. [Los dos primeros premios eran a Cuba, y los últimos, a Mallorca]. Para efectuar el sorteo, el notario, en su propio despacho y en presencia de una representante de la agencia de viajes citada, acotó mentalmente los números por millones y fue diciendo los que se le ocurrían, hasta llegar a 21 números, según informó él mismo a su colegio y recoge el texto del acuerdo de éste, de fecha 21 de octubre de 2003, en el que se archiva el expediente relacionado con la queja por no haberse apreciado ’indicio alguno de que el notario no haya obrado con absoluta imparcialidad’.

El resultado es muy curioso, como resalta la quejosa María Jesús Rodríguez Marín, profesora de matemáticas en La Laguna. El primer número obtenido fue el 1 y, el último, el 8.999.999, es decir, el primero y último posibles. Además todos los números van en orden ascendente, por lo que los números más altos perdieron de antemano toda posibilidad de obtener los mejores viajes. El segundo número es igual al tercero pero dado la vuelta, y algunos dígitos y repeticiones -de dos en dos o de tres en tres- salieron mucho más que otros.

Rodríguez Marín no cree que en este sorteo haya existido ninguna irregularidad voluntaria por parte de la empresa ni del notario, pero se lleva las manos a la cabeza ante la incultura científica que subyace en todo el proceso. En cualquier sorteo aleatorio, explica, todas las papeletas deben estar presentes y tener igual probabilidad de salir premiadas, y debe de haber un protocolo que garantice que el sorteo se realiza mediante un mecanismo ajeno a la voluntad humana.

El académico de Ciencias y matemático Ildefonso Díaz cree que es grave que pasen estas cosas, porque indica un desconocimiento básico por parte de la sociedad española. ’Un sorteo implica azar, y azar implica igualdad de oportunidades’, explica. ’No se puede emplear un método que favorezca unos números respecto a otros. Si las posibilidades no son las mismas para cada número en juego, eso no es un sorteo’. Díaz recuerda además que, por ejemplo, el cero es un número del que una persona -que no una máquina- tiende a huir como primer recurso, porque no lleva aparejada una representación mental. También recuerda un caso mucho más grave, el de un sorteo efectuado hace años por el Ministerio de Defensa para enviar reclutas a Bosnia, que se hizo en condiciones de desigualdad de oportunidades por falta de consulta del Gobierno a científicos competentes. Ese tema llegó al Parlamento.

El azar, sin embargo, sí figuraba en las bases del sorteo de los viajes, pero no se especificaba el método a utilizar, y también es curiosa la razón dada por el notario para decantarse por el de pensar números, que, además, le convierten en arte y parte del proceso: ’Justifica el método empleado en el hecho de la dificultad de emplear otros debido a la falta de medios facilitados por la empresa requirente’, explica el Ilustre Colegio Notarial. El notario, por su parte, cree haber cumplido todos los requisitos de un sorteo al afirmar que, ’a la vista de los medios de que disponía, la elección aleatoria (sic) de los números por el propio notario reviste todos los requisitos de imparcialidad precisos para justificar la aleatoriedad (sic) del resultado’”.

Deja un comentario